Portada

Primeras Jornadas Regionales Anti-represivas

Ante la generalización de la represión en las luchas sociales, la infiltración en las movilizaciones y acciones sindicales. Frente a l...

18 de febrero de 2016

Comunicado: Por un Haití libre del yugo opresor


El actual proceso electoral ha sido declarado fraudulento por diversos organismos y partidos políticos participantes del mismo. No obstante el departamento de Estado de EEUU, los gobiernos de la Unión Europea, la OEA, la ONU, entre otros, sólo se dedican a "instar por la culminación de la segunda vuelta (balotagge) de las presidenciales". 

Y pedirle al pueblo que cese las manifestaciones. Pues durante todo el 2015 y con mayor intensidad en diciembre, fueron cientos de miles (100.000) que salieron a la calle a pedir elecciones libres de vicios y de injerencia extranjera. La segunda vuelta ha sido pospuesta tres veces. La última fue el pasado domingo 24 de enero, cuando el candidato opositor Jules Celestin decide retirarse de la contienda por fraude masivo y se producen manifestaciones masivas. Desde entonces el presidente de facto Michel Martelly ha indicado su involuntad de dejar el poder tras el cese de su mandato el próximo domingo 7 de febrero. 

El imperio esta sediento de reanudar el actual proceso electoral para asi legitimar a su próximo títere Jovenel Moise. El pueblo no lo permitirá. Hay que estar atentos si Martelly no deja el poder ante posibles manifestaciones populares, represión y un lamentable baño de sangre. Entre las principales demandas de la rebelión popular se encuentran el retiro total de la minustah y la anulación de estas elecciones fraudulentas. Nada más ni nada menos que su segunda y definitiva independencia. 

Desde Uruguay, tras la aprobación de la ley que prorroga la permanencia de los cascos azules uruguayos hasta fines de 2016, la misma contiene una cláusula gatillo que le permite al Poder Ejecutivo el retiro total e instantáneo de sus tropas. Sea que Martelly continue o no, las tropas se deben ir. 

Es por esto que convocamos a una amplia coordinación social del campo popular uruguayo en solidaridad con la lucha del pueblo haitiano para el Martes 16 a las 1830 horas en la Facultad de Ciencias Sociales. Encuentro que servirá de anteámbulo a una manifestación y entrega de una carta -firmada por todoxs aquellxs que así lo deseen- el día Jueves 18 de Febrero a las 1830 horas en Plaza Independencia. 

Comunicado de la Coordinadora por el retiro de tropas de Haití

Adhesión de Plenaria Memoria a la movilización 
del Jueves 18 de Febrero 2016

La rebelión en las calles de Puerto Príncipe y diversos centros poblados de Haití es un hecho. Aunque no sea televisado ni cubierto por las principales agencias internacionales de noticias, por más que lo relevante de las coberturas periodísticas ronde sobre los reclamos dentro del marco institucional del grupo de los ocho partidos opositores al oficialismo del saliente dictador Michel Martelly y del entrante Jocelerme Privert, la rebelión del pueblo en reclamo de su autodeterminación y la lucha por la construcción de poder popular, cada vez son más difíciles de ocultar. 

Los detonantes del estallido popular están muy lejos de ser meramente el no reconocimiento de las elecciones fraudulentas del 9 de agosto del año pasado, la anulación de la segunda vuelta electoral y la dimisión de Martelly (antes del 7 de febrero, día en el que dejó su cargo), sino que las manifestaciones populares van en busca de algo mucho más profundo, algo que termine de una vez por todas con la ocupación militar de su país y deje atrás el régimen colonial al cual están sometidos por Francia y Estados Unidos (EEUU) hace más de 100 años, y por toda la comunidad internacional encarnada en la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas (Minustah) hace ya 12. 

La ocupación militar de las Naciones Unidas no ha hecho más que agudizar los problemas sociales en Haití. La pobreza crece día a día, la gran mayoría de los trabajos son precarios e informales, la producción es escasa lo que intensifica los lazos de dependencia con el extranjero, las Organizaciones no gubernamentales que llegaron luego del terremoto del año 2010 en una presunta ayuda humanitaria, se convirtieron en grandes negocios para los responsables, en mucho casos asociadas a empresas multinacionales. A su vez, las tropas de la Minustah importaron el cólera, violan a mujeres, niños y niñas, reprimen las manifestaciones populares, son las responsables de mantener “el orden establecido” que beneficia únicamente al oficialismo haitiano -representante de la oligarquía nacional y socio estratégico de la intervención extranjera- que busca todos lo medios posibles para perpetuarse en el poder. Así lo continúan demostrando con la designación parlamentaria de Pivert como primer mandatario, algo insólito y de espaldas a los reclamos del pueblo. Algunos grupos políticos opositores y organizaciones sociales no temen en llamarlo un golpe parlamentario.


Este contexto es el detonante de la rebelión, es el grito de ¡basta! ante tanto oprobio. El fraude electoral descarado de agosto pasado no fue el primero de esas características, pero fue la gota que desbordó este mar de infamias y necesidades que sufre el pueblo hatiano. Por eso la respuesta ante este contexto no es solo para pedir por elecciones democráticas limpias, sino para cambiar de raíz el rumbo del país, para desterrar la ocupación militar, para hacer valer el derecho más grande de las comunidades que es el de su autodeterminación como pueblo. Trabajadores, desocupados, campesinos despojados y estudiantes están organizados, continúan con las movilizaciones por su liberación, porque entienden que un país ocupado no es un país libre, un país militarizado por fuerzas extranjeras que defienden los intereses de la oligarquía no puede ser nunca símbolo de su liberación. Por eso están luchando por la salida de las fuerzas de ocupación, por terminar el régimen colonial opresor, por la autodeterminación del pueblo haitiano, así como lo hicieron en 1804 al liberarse del imperio de Napoleón Bonaparte y ser el primer territorio en emanciparse en América Latina.

Hoy Uruguay participa de la Minustah con 250 efectivos militares actuando en complicidad con las fuerzas ocupantes. Entendemos que no tienen nada que hacer ahí, por eso apoyamos la concentración de mañana jueves 18 de febrero a las 18 hs frente a la Torre Ejecutiva convocada por la Coordinadora por el retiro de las tropas de Haití, reclamando el fin de la intervención uruguaya en el hermano país caribeño. 



Por el derecho a la autodeterminación del pueblo hatiano 

Por un Haití sin intervención militar extranjera 

Por un Haití libre del yugo opresor     

Mural realizado por la Coordinación por el retiro de tropas de Haití en el 2011
-Montevideo - Uruguay



No hay comentarios:

Publicar un comentario