Portada

Crónica: Así escrachamos a Cedrés

Crónica de un Escrache. Muchos nos preguntan por qué hacemos escraches, qué pretendemos, qué logramos con ellos. Algunos piensan que ...

26 de diciembre de 2017

Crónica: Así escrachamos a Cedrés

Crónica de un Escrache.

Muchos nos preguntan por qué hacemos escraches, qué pretendemos, qué logramos con ellos. Algunos piensan que no es suficiente, otros nos mandan a laburar y a otros tantos les parece una medida justa y por eso nos acompañan, ya sea participando el mismo día del escrache o mostrando su adhesión de una u otra forma en los días previos.

Para nosotros/as, un Escrache es una forma de justicia centrada en la condena social. Podríamos apostar a la justicia tradicional que ofrece el Estado, pero en las décadas que han pasado, sólo un puñado de torturadores han sido procesados, la mayoría de ellos alojados en el hotel… bueno en la cárcel vip de Domingo Arena, otros en sus casas como si fueran cualquier vecino, y la gran mayoría, (más de 600 de los peores criminales; violadores, asesinos, secuestradores, ladrones… en fin torturadores) se encuentran libres disfrutando de la más absoluta impunidad. Entonces cobra sentido el Escrache.

El escrache va más allá del día de la movilización y de la mucha o poca gente que vaya. Un escrache en la interna empieza con las discusiones y preparaciones, y hacia afuera el día que largamos la primera convocatoria. Durante ese tiempo que transcurre desde el primer aviso muchas cosas se van moviendo, vecinos que hasta ese momento ignoraban quién era ese “viejecito” que paseaba por el barrio, de golpe se enteran que es un torturador, gente que los rodea empieza a preguntarse si les convienen o no verse involucrados con esas lacras. La prensa (cuando no cayán) empiezan a sacar la noticia y buscar opinión, el milico cuando sale de su casa se encuentra con su rostro empapelando las paredes de su barrio, y ya no se siente tan tranquilo…

El escrache puede que no sea suficiente, pero les molesta, vaya que sí les molesta.

Realizar un Escrache no es tarea fácil, requiere mucha discusión sobre los objetivos, lo oportuno o no de la movida etc. También requiere un análisis de la coyuntura hasta finalmente elegir el blanco a escrachar. Luego viene la parte de las comprobaciones, los datos, prontuario y finalmente la concreción.

Al inicio de este año, cuando planificamos las actividades que haríamos, evaluamos que si bien todos los escraches realizados fueron más que justos, no estábamos empleando todo el potencial de la herramienta. Realizamos escraches a figuras cuyos rostros y nombres eran más que conocidos, de hecho algunos han sido procesados aunque haya otros como Armando Mendéz, -uno de los personajes más siniestros- que aún se mantienen con la más absoluta impunidad. Pensamos que era el momento de ir a por los cientos de desconocidos, ir a por esos rostros que no se conocen aunque sus nombres figuren en varios expedientes estancados en los juzgados… ir a por los que se creen olvidados, intocables… impunes.

Y así surgió el nombre de Gullermo Cedrés. Si bien en este caso no se trató de un nombre desconocido si nos planteaba otra dificultad: su nombre no aparecía en ninguna denuncia que supiéramos y aunque para nosotros/as las razones por las cuales merecía un escrache estaban más que claras lo difícil estaba en cómo trasladarlo hacía los demás.

Así que establecimos varias premisas que abordar en este escrache.

1-La responsabilidad institucional: Dejar claro que todas las atrocidades cometidas no fueron producto de un grupo de sicópatas que actuaron por su cuenta. Acá hubo un plan sistemático para exterminar a todo aquel que actuara, pensara o acordara con la idea de una revolución. La práctica establecida para este exterminio fue el secuestro, el asesinato, la violación, el robo, la tortura y la desaparición.

2- Todos son responsables: Fue tan culpable el que daba la orden, el que conducía a los compañeros y compañeras a la tortura, el que callaba etc… como el que aplicaba la picana.

3-No hace falta una denuncia para señalarlo como torturador: Sabemos por todos los testimonios de quienes sobrevivieron a las torturas, que no siempre se pudo identificar a su torturador, o están los casos de quienes hasta el día de hoy por una u otra razón no han querido hacer la denuncia en los juzgados, y sabemos que cualquier militar, sin importar su rango, si estuvo en un batallón u algún otro centro de tortura tiene algún crimen en su haber.

3-Defender a los torturadores te hace igual de responsable: Cedrés ha salido muchas veces a defender a la fuerza militar, se podría llenar páginas sobre sus dichos, pero la conclusión clara es que en su rol de portavoz, llevó adelante una defensa de lo indefendible, una defensa que avala y oculta los hechos cuando no lo distorsiona. Si Cedrés no hubiera estado en el Batallón Florida, si no fuera parte de esa casta de muerte, sólo por sus dichos se torna responsable.

Se vino el Escrache


Y es así que un par de semanas atrás (aunque en la interna empezó mucho antes) largamos la campaña del Escrache a Cedrés.

La consigna usada fue: “Para el verdugo, para el que encubre, para el que los defiende; Condena Social”, frase que entendimos sintetizaba las razones del por qué decidimos escrachar a este militar.

Fuimos varias veces a su barrio en diversas actividades de propaganda. Repartimos volantes, pegamos afichetas, realizamos pintadas... estas últimas tuvimos que hacerlas varias veces ya que al otro día aparecía borrado, primero el nombre y luego ya directamente borraban toda la convocatoria.

Cada vez que fuimos al barrio tuvimos una buena receptividad por parte de los vecinos que se desayunaban acerca de la calaña del sujeto que vivía entre ellos.

Ya a poco de realizarse el escrache el Centro Militar sacó un comunicado rechazando al mismo, solidarizándose con su camarada y por supuesto pidiendo a la policía que “actué”.

Esa actuación se tradujo en un operativo con doble vallado, varios efectivos contra las vallas, un camión hidrante, varios tiras, camionetas que nos seguían y todo lo demás que no estaba a la vista. Sin embargo algo debió fallar en la planificación ya que un “despistado” agente se acerco a los manifestantes preguntando si sabíamos dónde estaban los policías…

A donde vayan los iremos a buscar…


Sobre las 20 hrs. partimos desde Rivera e Hipolito Yrigoyen rumbo a Almería 4794, fue una marcha pequeña pero con mucho agite. Durante todo el trayecto se fueron pegando carteles con el rostro del militar y al llegar al destino nos enfrentamos a ese doble vallado, el primero cortando sólo la calle y el segundo con el grueso del operativo se encontraba ya más pegado al domicilio de Cedrés desde donde –según se comentaba- alguien miraba todo desde la ventana.

Frente al primer vallado se leyó una proclama elaborada por Plenaria Memoria y Justicia, pero fue leída por varios de los asistentes a la movilización, quienes por medio de la lectura mostraron su adhesión a la medida haciendo suyas nuestras palabras.

Al terminar la lectura, nos movimos hacia el segundo vallado – el más próximo al domicilio del portavoz de los militares- allí cantamos algunas consignas, colgamos una pancarta y se tiraron algunos volantes.

Mientras nos manteníamos frente al domicilio al grito de “no hubo errores, no hubo excesos, son todos asesinos los milicos del proceso”, se apagaron las luces de la cuadra y cayó el carro hidrante…

Nos mantuvimos unos minutos más y finalmente nos desmovilizamos hacia el Devoto.

Así fue este escrache, cargado de memoria en las vísperas del festejo navideño. Así pasamos por ese barrio dejando un testimonio de lucha y el mensaje de que Si no hay justicia, Hay Escrache popular.


Recomendamos ver también: 

Vídeo: Escrache a Cedrés





Postales del Escrache a Guillermo Cedrés


El pasado Viernes 22 de Diciembre, realizamos un Escrache al Coronel (R) Guillermo Cedrés bajo la consigna: Para el Verdugo, para el que encubre, para el que los defiende... CONDENA SOCIAL!!!

La marcha partió desde Rivera e Hipolito Yrigoyen, y termino frente al vallado de Almería y 18 de Diciembre. Allí se leyó una proclama colectiva, se señaló al lugar, se pegaron algunas afichetas etc..

Si no hay Justicia, hay escrache popular!!!









Recomendamos ver también: 



Vídeo: Escrache a Cedrés

Fotos: Escrache a Guillermo Cedrés


El pasado Viernes 22 de Diciembre, realizamos un Escrache al Coronel (R) Guillermo Cedrés bajo la consigna: Para el Verdugo, para el que encubre, para el que los defiende... CONDENA SOCIAL!!!

La marcha partió desde Rivera e Hipolito Yrigoyen, y termino frente al vallado de Almería y 18 de Diciembre. Allí se leyó una proclama colectiva, se señaló al lugar, se pegaron algunas afichetas etc..

Si no hay Justicia, hay escrache popular!!!




Recomendamos ver también: 



Vídeo: Escrache a Cedrés
Crónica: Así escrachamos a Cedrés

13 de diciembre de 2017

Comunicado: ¿Por qué escrachamos a Cedrés?



La lucha por verdad, memoria y justicia está viva.


Esta memoria define a un torturador.

El torturador conjuga todos los crímenes imperdonables que alguien puede ejecutar.

Señalar a alguien como torturador es decir: secuestró, encarceló,   violó, asesinó, robó. Es marcar que torturó y tortura porque la desaparición es el tormento prolongado en el tiempo.

Todos crímenes aberrantes que indignan al espectador que lo escucha.

Indignación que se transforma en justa bronca.

Bronca que crece ante la conciencia que la mayoría de estos torturadores andan sueltos, viviendo entre nosotros, amparados por la maldita impunidad.

La responsabilidad. ¿Dónde está?, ¿de quién es? 

El tiempo pasa…a tantas décadas faltan demasiadas piezas que hallar para armar este puzle. Gracias a los testimonios de miles de compañeras y compañeros se ha  armado una lista con cientos de nombres de torturadores identificados, pero sigue incompleta. Faltan muchos, que tienen responsabilidad real y se han mantenido absolutamente impunes. Algunos han pasado inadvertidos.  O por la función en el sistema de tortura que cumplieron. O porque simplemente, no siempre, las víctimas sobrevivientes al horror tuvieron la posibilidad de reconocer. O porque no pudieron individualizar a todos los responsables. O porque aún las victimas no han podido hablar.  

El que no haya ninguna denuncia concreta de tal o cual militar ¿hace que este sea inocente?

La tortura -para cualquier propósito que sea y en nombre de quien fuere- requiere un torturador.

Torturador es aquel individuo responsable de planear y de causar dolor a otros.

¡Qué difícil se nos hace decir lo que vamos a decir!

En el sitio donde nadie dice una palabra.
Donde alguna persona es desnudada.
Rociada con agua
Amarrada
Donde otro comienza a aplicar descargas eléctricas hay un torturador.
El que ordena
El que mira
El que sabe
El que censura cartas
El que ordena que no se pueda cantar
El que te suspende la visita
El que maltrata al familiar
El que desnuda a un bebé. El que se lo roba, o sabe que se lo robaron.
El que lo entrega sonriente a una pareja que criara a esa niña bajo su código militar.
El que piloteo un avión y vio abrir las compuertas para tirarlos al mar
El que te llevó la comida y te vio desnuda y herida.
El médico asesor que te colocó en el pecho el estetoscopio  y dijo: pueden seguir
Dónde te empujan y ultrajan está el torturador. Actuando u ordenando.


Plenaria Memoria y Justicia, en cada escrache, en cada acto de condena social que ha realizado siempre ha sostenido que más allá de marcar la responsabilidad individual de determinado torturador, hay una responsabilidad institucional del Estado. Bajo esta opresión capitalista se enseña a torturar. La institución militar en pleno, quienes la sostienen, quienes la integran e integraron, quienes la defienden son responsables.

Acá no se trató de algún sicópata suelto al que se le fue la mano.

Acá hubo un plan sistemático y coordinado.

La tortura, el asesinato, el secuestro, el robo, no fueron excesos, fue la modalidad establecida por la institución militar y su obediencia debida.

Los mandos daban órdenes y los subordinados acataban…

TODOS SON RESPONSABLES.
TODOS SON TORTURADORES.


Después de tanto dolor, de tanta resistencia, de tantos testimonios, no podemos caer en la ingenuidad de creerle a algún militar que declara que: no sabía nada, que no hizo nada, que donde estuvo no pasó nada.

Es tan responsable el que dio las órdenes, el que conducía a los compañeros y compañeras a los “interrogatorios”, el que estaba en los centros de tortura escuchando los gritos sin hacer nada como el que el torturaba.

Es tan responsable el que aplicó la picana como el que hoy décadas después sigue callando y defendiendo el Terrorismo de Estado en nombre de haber salvado la patria.

Es por esto que los convocamos a sumarse al Escrache al Cnel. Guillermo Cedrés Burlando: Otro torturador impune

Viernes 22 de Diciembre:
Nos concentramos a las 19 Hrs. en Rivera e Hipolito Yrigoyen para marchar rumbo a su domicilio en Almería 4794

Para el verdugo
Para el que encubre
Para el que los defiende
CONDENA SOCIAL


7 de diciembre de 2017

Convocatoria: Escrache a Guillermo Cedrés

 "Para el verdugo que mandó esta muerte",

Este 22 de Diciembre a las 19 hrs. nos concentramos en Rivera e Hipoloto Yrigoyen para realizar un escrache al Coronel (R) Guillermo Cedrés bajo la consigna:
Para el verdugo,
Para el que encubre,
Para el que los defiende
Condena Social


Los esperamos

30 de noviembre de 2017

Prontuario: Coronel Guillermo Cedrés

¿Merece Escrache?


Fue Teniente Primero y ascendió luego a Capitán en el Golpe de Estado


Es un oficial preparado que estuvo en sitios claves durante el Terrorismo de Estado.

¿Alguien lo denunció?

  • Guillermo Cedrés es el Teniente Coronel Retirado que se puso al frente del antro fascista del Centro Militar.
  • Es el que estuvo en el Penal de Punta de Rieles llevando adelante la política de destrucción,  tortura sicológica planificada en la cárcel de mujeres.
  • Es el que estuvo en el Batallón Florida Infantería 1 del Buceo, dónde funcionó la Inteligencia Militar más selecta y rancia entre ellos Carlos Calcagno, Armando Méndez, Trabal, Cristi, Rebollo, Aguerrondo, Arquímedes Maciel  y tantos más.
  • Es el que estuvo en ese cuartel clave donde fueron asesinados varios compañeros (Alter, Arteche, Fachinelli).
  • Junto con el cuartel de Artillería 1 del Cerro donde estaba ese año la OCOA, este cuartel sirvió de base para fraguar la muerte de Silvia Reyes, Diana Maidanic y Laura Raggio. En ese operativo entre otros estuvo Armando Méndez. Ese abril de 1974 el coronel Aguerrondo y Rapela se enfurecieron. A Silvia la velaron en su casa a pocas cuadras del Florida. Los vecinos armaron un cortejo silencioso para despedirla. Los militares se molestaron por  las flores rojas en mano de las vecinas. ¿Dónde estuvo el actual Tte. Cnel Cedres?. 
  • Esta unidad aparte de ser centro de tortura también cumplió la gala legislativa. Hoy funciona en Camino Maldonado Km 14.
  • Este militar estuvo a cargo entre 1982-84 en el tiempo  que se tiró rápidamente abajo el cuartel, pocos meses antes de la salida de la dictadura entre 1982-84 ¿Por qué el responsable del cuartel Guillermo Cedrés avaló tirar abajo el cuartel? ¿O fue él que lo planificó?.
  • Este Teniente Coronel retirado calló y calla. Se construyó (en tiempo record) un complejo habitacional en el sitio donde estuvo la unidad militar.
  • Un informante militar dijo que allí habían enterrado a varios desaparecidos. Que allí estaba enterrada Elena Quinteros… Aun no sabemos qué sabe el defensor de los impunes.
  • Guillermo Cedres, fue parte de la transformación del Buceo. Desde Luis Alberto de Herrera hacia el Cementerio Inglés y el Cementerio del Buceo, previo a que se edificara el shopping y el  CH98 entre las calles Saldanha Da Gama y Nicolás Piaggio; los militares habían fomentado la prostitución, la distribución de la droga y la prepotencia represiva imperaba en el barrio.


Pero nada dijo ni dice el actual defensor de los impunes.

Esta condena quiere apuntar a borrar la “naturalizada” costumbre de torturar en Cuarteles,  Cárceles y Comisarías para que aquí y allá la memoria, desde su dolor, siga diciendo "no"…

El defensor de sus camaradas (los milicos)
Mientras Guillermo Cedrés fue presidente del Centro Militar señaló en varas ocasiones su postura de defensa y “camaradería” con los militares que cumplieron funciones en la última dictadura, en ellas expresó su molestia sobre los procesamientos de militares denunciados bajo el terrorismo de Estado.

El cúmulo de denuncias por violaciones a los derechos humanos "es algo premeditado", siendo parte de "la escalada de venganza de la que somos víctimas", transformándose en "un tema político y lo tiene que resolver el político", dijo Cedrés en Radio Carve. "El cacique (Mujica) tiene que llamar a los indios y ponerlos de acuerdo, que se arreglen. El puede hacerlo porque tiene suficiente dialéctica, convocatoria y carisma para poder hacer este tipo de cosas."

El procesamiento del general Miguel Dalmao por el "homicidio muy especialmente agravado" de la militante de la UJC, Nibia Sabalsagaray, fue uno de los casos más notorios. "Se trata de un general en actividad, que era alférez en ese momento. No tuvo nada que ver, (y) por estar de guardia se come ese sapo", valoró Cedrés.

Tras confirmarse el fallecimiento del general Miguel Dalmao, primer militar en actividad procesado por delitos cometidos durante la dictadura, Cedrés defendió la inocencia de Dalmao y criticó las acusaciones hechas por la ex fiscal Mirtha Guianze y por su subrogante María Camiño luego. Cedrés insistió en que la muerte de la maestra Nibia Sabalsagaray fue un suicidio y que Dalmao no estuvo involucrado en el hecho, señalando una intencionalidad en el proceso. "Todo lo de ellos está bien y todo lo de nosotros está mal", afirmó en ese sentido.
Sus camaradas consideran a Dalmao “un mártir” y afirman que “es inocente”. También están convencidos que Sabalsagaray se ahorcó en una celda en 1974 cuando estuvo detenida en  el Batallón de Transmisiones Nº 1.
Sabalsagaray tenía entonces 24 años, había nacido en Juan Lacaze, era profesora de literatura y militaba en el Partido Comunista. Un día, en una madrugada de la dictadura (1973-1985), la fueron a buscar a su casa y la devolvieron muerta.

La prosecución de los procesos contra militares, por tanto, puede alterar la paz social, en el sentido de provocar la resistencia por parte de personas inocentes acusadas sin pruebas, señaló. Sin embargo, el Centro Militar seguirá "siempre" manejándose legalmente, intentando "defender a nuestros camaradas".

Cuando Pedro Barneix se suicidó Guillermo Cedrés, lamentó la muerte de su "amigo", así lo recordó, y aseguró que no tuvo "ninguna responsabilidad" en la muerte de Aldo Perrini en 1974 por el que fue procesado.

Cuestionó además que "los servidores públicos no han sido resarcidos económicamente y sí las personas que han combatido al Estado uruguayo".

Cedrés reduce los Crímenes de Lesa Humanidad a problemas personales, de venganza y de antipatía.

En enero del 2011 manifestó que hay una "profunda inquietud" en filas castrenses por la convocatoria masiva en febrero (por los restos del profesor Julio Castro encontrados en el Batallón de infantería N.14) para que respondan por las torturas cometidas en los cuarteles durante la dictadura. "Nos parece algo muy ambiguo y grave, porque por una cuestión así se corre el riesgo de que llamen al voleo a cualquiera. Alcanza con que se tenga antipatía por un militar para que lo denuncien de haber torturado. Es demasiado", argumentó.

A su entender, desde el procesamiento del general Miguel Dalmao y del coronel (r) Juan Carlos Gómez "todo se aceleró. Los procesaron sin tener ningún elemento probatorio. Para toda la sociedad quedó claro que mandan a la gente a la cárcel sin pruebas, como dijo la ex ministra de Defensa, Azucena Berrutti. Estos anuncios nos llevan a pensar que puede ser peor". Cedrés siente que el móvil de los denunciantes "es la venganza", combinada con "un tema económico porque cada caso produce mucho dinero en los gastos de abogados. Estamos siendo agredidos por la Justicia. Éstas son cosas que pasaron hace cuarenta años. Con todos los problemas que tiene el Uruguay, con todas las viviendas que se necesitan para atender a los pobres, siguen con estos asuntos".

Capaz que con plata se animan a romper el silencio.

En mayo del 2015 Guillermo Cedrés, consideró que debería haber "algo que motive" a declarar a los militares que tengan información sobre el destino de los desaparecidos.

Cedrés fue consultado […] luego del acto de aniversario de la institución que agrupa a los retirados militares. En declaraciones recogidas por Subrayado, Cedrés recordó que "en el ámbito de la Justicia, el indiciado no comete falso testimonio, por lo que puede perfectamente no decir lo que hizo".

Por ese motivo, consideró que las personas que tienen información sobre los desaparecidos no lo dirán "si no hay algo que los motive". De todos modos, advirtió que "conmigo y con el 99 % de la Fuerza no van a averiguar nada porque no sabemos".

Plan Cóndor que no se llama Plan Cóndor sino coordinación entre los países para combatir el “terrorismo ideológico”

En conversación con Montevideo Portal, Cedrés señaló que no reconoció la existencia del Plan Cóndor, sino de coordinación entre los países de la región para combatir la Junta Coordinadora Revolucionaria. “Yo no le puse nombre”, dijo el militar, agregando que en aquel momento no se hablaba del Plan Cóndor como tal.

Para el militar, la coordinación entre los gobiernos “existe y debe existir” y comparó las coordinaciones de aquel momento con las que ahora realizan los gobiernos contra el narcotráfico.

“Para mí el terrorismo ideológico es igualmente terrible que el narcotráfico porque conlleva matar a cualquiera. Dicen ser inocentes pero eran secuestradores. Hugo Cores, Adalberto Soba y todos esos eran secuestradores y torturadores”, señaló.

Los restos de maestro Julio Castro, la teoría de los dos demonios y la negación del hallazgo en el predio del cuartel

En el 2011 Guillermo Cedrés es entrevistado para “En la mira VTV”, fue cuestionado por las prácticas de tortura y ejecución que hicieron los militares en la última dictadura, se hizo hincapié en la cuestión de los restos encontrados del maestro Julio Castro secuestrado por la dictadura cívico-militar en agosto de 1977 cuyos restos fueron encontrados en octubre del 2011 en los predios del Batallón de Infantería N.14 en Toledo.

El entrevistador le hace una pregunta que parafraseada sería la siguiente: ¿Cómo es posible que entierren un cuerpo (con la vigilancia y la seguridad que hay en un predio militar)? Cedrés responde “Lo enterraron en un predio que estaba fuera del cuartel, ¿no?, está cerca pero está fuera del cuartel, no tenía custodia militar, el centinela más cerca estaba a un kilómetro de allí, o sea no, no, no había quién controlara eso” y refiere que los enterramientos de otros estaban fuera de los predios del cuartel.

En esta entrevista Cedrés vuelve a llevar la sistematización de la tortura militar al plano de lo personal, los que torturaban “eran una ínfima minoría que eran los oficiales que se encontraban en los servicios que tenían que actuar directamente […] nosotros nunca recibimos la orden de matar a nadie, ni recibimos una orden de torturar a nadie.”

¿Qué pasa con el “pacto de silencio”?

“Lo rechazo, yo nunca lo sentí, en este tipo de operaciones hay una discreción en todas las acciones y los hechos, incluso hay una natural discreción para salvaguardar nombres de personas que han aportado informaciones, esto no es una cuestión pública que unos salga y lo comente al otro día y haga comentarios como si fuera un partido de futbol es una cosa bastante seria y reservada, con el secreto ese se evita dar a conocer nombres de personas.”

“Si existiera un pacto de silencio sería individual y no a nivel de su institución informó para TNU.”

2016 / Robo de archivos del equipo de antropólogos que investigan los hallazgos de los cuatro desaparecidos en los predios del cuartel

El robo se hizo en la oficina que estaba ubicada en una vivienda situada sobre la calle Paysandú y Magallanes, por fuera de lo que es el edificio central de la Facultad, se llevaron archivos de papel y un disco duro. Los autores además marcaron en un mapa colgado en la pared los domicilios de cada uno de los investigadores que integran el equipo, en una clara actitud de amenaza.


Durante la semana Santa, el equipo de investigadores volvió a su oficina y constató que el lugar había sido violentado y que varios discos duros de las computadoras existentes en el lugar habían sido formateados y que faltaban discos rígidos externos. Allí había información vinculada a causas judiciales que, en muchos casos, no estaba respaldada.

28 de noviembre de 2017

Mapa de la Impunidad: El Batallón Florida


Un cuartel

Difícil es poder tener alguna vez  la dimensión total de lo que significó permanecer en una lujosa casa de Punta Gorda convertida en centro de tortura y punto de partida de la apropiación y desaparición de niños, mujeres y hombres.

Cuando nos enfrentamos frente a una denuncia de violaciones de DDHH, más allá de señalar al autor material, al que dio las órdenes y al cómplice de torturar, asesinar, secuestrar etc., existe una responsabilidad Institucional. Toda la institución militar, quienes la integran y representan, son responsables de dicho crimen.

Las FFAA esencialmente se forman en una doctrina de actuar bajo órdenes, no cuestionar, obedecer y  actuar como cuerpo.  La verticalidad fue parte sustancial de la Doctrina de la Seguridad Nacional.  En los cuarteles la premisa ha sido: se obedece no se piensa. 

Toda la vida del cuartel gira en torno a una Plaza de armas, el Casino de Oficiales, las Oficinas del Comandante, los sitios de la tropa, la perrera, algún lugar de Tiro alguna cancha y en algún rincón de ese infierno una Sala de Tortura. Ubicada en algún galpón, o algún garaje o algún chiquero o caballeriza… esos sitios han sido camuflados, remodelados.

Aun los que vivieron la tortura se quedan asombrados cada vez que aparecen nuevos relatos del espanto. Debajo de la capucha se oía y sufría, pero cada cual captó aspectos diferentes de lo que sucedía en las Salas de Tortura y entre todos esos relatos se armó y se sigue armando la memoria de lo sucedido.

A lo largo del tiempo se arma ese puzle con relatos propios del Infierno de Dante o de los castigos  prometidos a los pecadores, por las iglesias desde hace siglos. Los nueve círculos del infierno concebido por Dante puede darnos la dimensión de que esas unidades represivas eran un todo y como tal funcionaban.

Gracias a esos relatos se han ido armando listas y con nombres de cientos de militares denunciados y sin embargo todavía faltan muchos que han quedado amparados por esta impunidad que nos rodea. Hay quienes a pesar de que se los ha ubicado en diferentes centros de tortura hoy cuentan con un “expediente limpio” porque no ha habido hasta la fecha alguna denuncia directa que los señale y sin embargo…
 
¿Alguien cree que algún miembro oficial o tropa de un cuartel no sabía que se torturaba?

¿Alguien cree que el que abría la compuerta a la entrada del Batallón no es culpable?

Ahí entraban hombres y mujeres encapuchados a los gritos.
¿Y acaso no son responsables?

Desde el momento que se daba la orden de salir a un operativo, los que participaban, soldados y oficiales, choferes y médicos  ¿pueden no ser responsables?

Y los que se quedaban a la espera de que volvieran sabían lo que se hacía y como se hacía.

Los que bajaron a los detenidos de los camiones militares y los tiraron en un piso helado o colgaron o pusieron de plantón a alguien ¿No son torturadores?

Los soldados que estaban de guardia custodiando a mujeres y hombres atados y desnudos ¿no son torturadores?

Los que te llevaban al baño o te dejaban orinar encima o te negaban un vaso de agua ¿no son torturadores?

Los que te empujaban por las escaleras y te conducían  a la sala de interrogatorio ¿no sabían adonde te llevaban?  ¿No son torturadores?

Los que subían las radios para evitar que se oyeran los alaridos de los/las torturadas ¿No son cómplices?

Los que te manoseaban de pasada en un plantón ¿no son vejadores?

Entonces en el Infierno de los opresores ningún Oficial es inocente.

Ningún soldado es inocente.

Todos los que pisaron un cuartel sabían o eran participantes directos de las torturas.

Los que aplicaron las políticas de destrucción en las cárceles son conscientes de la brutalidad ejercida.

Todos fueron y son parte de un aparato creado para someter. Si se oponían eran el enemigo y para ellos las órdenes eran órdenes. La obediencia era ley y los mandamás querían que TODOS FUERAN PARTE DE LA MAQUINA. Lo imperante fue: todos estamos en el mismo baile. Acá nadie está al margen de la TAREA. La patria pide que tortures, mates y violes. Y la familia militar CUMPLE. Aunque se tratara de quitarle un bebé a una muchacha que recién paría. Aunque se tratara de violar a una adolescente.


Entonces que el nombre esté o no en alguna denuncia judicial  no los vuelve inocentes.

Estuvo ubicado en el Buceo donde está construido el Complejo Habitacional CH 98 entre las calles Saldanha Da Gama y Nicolás Piaggio. 

 Este cuartel fue la base operativa  a la Inteligencia Militar entre 1972 al final de la Dictadura. Allí estuvieron gran parte de los oficiales que recibieron entrenamientos de contrainsurgencia, que se especializaron en torturar en la Escuela de las Américas.

 Cientos de presos/as fueron allí torturados.

 Allí se llevó adelante la Tregua con el MLN (T) en 1972.Desde allí se instrumentaron cientos de operativos de allanamientos, represiones e intervenciones militares durante toda la dictadura.

 Allí fueron asesinados en la tortura los compañeros:

Juan Facchinelli el 27 junio 1972, 32 años, integrante del MLN (T) estudiante de Arquitectura y profesor de Secundaria.

Walter Hugo Arteche   el 19  de agosto de 1973 tenía 27 años, obrero integrante del MLN (T) ·        

Gerardo Alter, 27 años, compañero argentino, del ERP y de la Junta Revolucionaria.

 HAY DENUNCIAS DE QUE ES POSIBLE QUE ALLÍ HUBIERAN ENTERRADO A ELENA QUINTEROS. Hasta el día de hoy no se investigó.

Cuando el cuartel es tirado abajo el Batallón Florida se traslada a lo que fue la cárcel de Punta de Rieles y en 1994 al km 14 de Camino Maldonado. Allí funciona Infantería 1, 2 y 3

Los jefes del Batallón Florida durante la dictadura fueron:

  • Del 1/5/70 a 31/5/72   Tte. Cnel Rafael J Canepa
  • Del 1/6/72 a 1/1/73  Tte. Cnel Carlos Legnani
  • Del 2/1/73 a 27/3/74 Tte. Cnel José L Caputo
  • Del 28/3/74 a 22/3/79  Tte. Cnel Yamandu  Sequeira
  • Del 23/3/79 a 6/3/83  Tte. Cnel Héctor l Terra
  • Del 8/3/83 a 16/5/84  Tte. Cnel Horacio Gramponi


Algunos militares identificados de este cuartel:

  • Hermes Tarigo: Capitán
  • Alberto Grignoli: Teniente
  • Caubarrere: Teniente
  • Carlos Rama:
  • Carlos Legnani: Teniente Coronel
  • Castro: Mayor (realizaba  las actas)
  • Luis González: Capitán
  • Carlos Alfonso: Teniente
  • Durañone: Teniente
  • Maurente: Teniente
  • Iribarne: Alférez
  • Orasmar Pereyra: Teniente
  • Corbo: Mayor
  • Guillermo Cedrés.
  • Calcagno Gorlero, Carlos “El Gordo” (a) “Martín”
  • Dr. Muñoz Michelini
  • Armando Méndez
  • Carlos Lotey
  • Julio Rapela
  • Mario Zerpa
  • Camacho Pastorino, Tabaré
  • Dr. Juan Antonio Riva condenado por el comité de ética médica de FEMI por torturas en 1972.