Portada

Vídeo: Rescate de las ideas y lucha de Carlos Rodríguez Mercader

En Setiembre 2018 se realizarán una serie de actividades de Rescate de la memoria de Carlos Alfredo Rodríguez Mercader, desaparecido desde...

21 de septiembre de 2018

Convocatoria: Mural en homenaje a Carlos Alfredo Rodríguez Mercader


Un 24 de Febrero de 1950, nació en Minas departamento de Lavalleja, Uruguay, Carlos Alfredo Rodríguez Mercader.

Hijo mayor de Alfredo Rodríguez Luciani y de Amalia Mercader Arrien, hermano de Zolinda. Esposo de  Ivonne Trías Hernández.

Maestro técnico (profesor de Mecánica) egresado del INET (Instituto Normal de Enseñanza Técnica) en 1971.
Militante de la corriente histórica de la FAU-OPR-ROE hasta 1975 y del PVP a partir de entonces.

Detenido-Desaparecido en Buenos Aires el 1 de octubre de 1976. 


En el marco del Rescate de las ideas, vida y lucha de Carlos Alfredo Rodríguez Mercader, docente de UTU, militante anarquista de Fau, OPR33 y PVP. Desaparecido en Argentina el 1 de Octubre de 1976, se van a realizar una serie de actividades, un mural, una charla, un documental y una movilización en Santa Lucía.


Este sábado 22 de Setiembre a las 11hrs los invitamos a participar de la pintada de un mural de confección colectiva. Nos concentramos en San Salvador y Minas, a una cuadra de la UTU Central. Traigan un pincel.




3 de septiembre de 2018

Vídeo: Rescate de las ideas y lucha de Carlos Rodríguez Mercader


En Setiembre 2018 se realizarán una serie de actividades de Rescate de la memoria de Carlos Alfredo Rodríguez Mercader, desaparecido desde el 1º de Octubre de 1976 en el marco del Plan Cóndor.

Con esta serie de actividades, pretendemos rescatar las ideas, la lucha y la vida de Carlos, compañero anarquista, docente de UTU, militante de FAU, OPR33, ROE  y posteriormente del PVP. Pretendemos ir reconstruyendo su historia junto con los y las que lo conocieron, para traer al hoy sus planteos y continuar en el camino de rescatar la memoria histórica de lo que pasó.

Las actividades a realizarse son:

Mural: Este sábado 22 de Setiembre a las 11hrs los invitamos a participar de la pintada de un mural de confección colectiva. Nos concentramos en San Salvador y Minas, a una cuadra de la UTU Central. Traigan un pincel.

Charla debate: El próximo Jueves 27 de Setiembre a las 19hrs. en Auditorio del Anexo Sarandí de UTU Figari (Sarandí 472, entre 33 y Misiones). Invitamos a todos/as aquellos que conocieron a Carlos Alfredo Rodríguez Mercader y a quienes quieran ser parte de este rescate de la memoria, a hacerse presentes, para que entre testimonios y anécdotas podamos reconstruir la historia, ideas y lucha del compañero. 

Movilización en Santa Lucía: El Sábado 29 de Setiembre se realizará en Santa Lucía una movilización frente a la UTU, lugar donde vivió y donde se colocó una placa homenaje al compañero.

15hrs: Nos concentramos en la Estación central de AFE para partir en tren.
18hrs: Concentración en Santa Lucía frente a la UTU
19:30: Cierre musical de la actividad en Espacio Sociocultural Carlos Alfredo.

Organizan: Comisión de DDHH AFUTU, Plenaria Memoria y Justicia, Espacio Sociocultural Carlos Alfredo Rodríguez Mercader (Santa Lucía) y Colectivo Espika.


Si está en nuestra memoria es parte de esta historia.



El tema musical usado para este vídeoclip  lo tomamos prestado, y es de autoría de la banda El Astillero (fragmentos de "Venime a Buscar")






Recomendamos ver:




27 de agosto de 2018

Crónicas: Así fue la Marcha del Filtro 2018



Crónica a 24 años del Filtro

Otro camino de luz

24 años han pasado desde aquel Agosto de 1994. 24 años de recorrer los 3 kilómetros convocados y convocadas por la memoria de Fernando y Roberto, la exigencia de justicia y la denuncia de que continúan impunes: los responsables políticos; (Luis A. Lacalle, Ángel M. Gianola), los autores materiales, (Juan Miguel Rolan, Erode Ruiz, Guarino etc.) y quién podría ser el autor material del asesinato de Fernando Morroni, (WaldemarRosas Ruiz).

La Marcha del Filtro, ha trascendido a lo ocurrido ese Agosto de 1994. Esta movilización es también una marcha anti – represiva, contra la criminalización. Es una marcha de denuncia que siempre ha nucleado a muchos jóvenes como pasó entonces. Es una marcha que pone de manifiesto la importancia de la solidaridad entre los pueblos, aspecto que se expresa constantemente con la presencia de las Brigadas de Askapena

Coordinación 24 de Agosto

Desde el comienzo, la movilización del Filtro, ha sido organizada por una coordinación de diversos colectivos, gremios estudiantiles, sindicatos, medios alternativos de comunicación y organizaciones de DDHH. Este año la Coordinación 24 de Agosto comenzó a reunirse a mediados de Julio. Si bien hay varios aspectos de la marcha que ya están acordados de antemano, (día, recorrido, punto de concentración y destino) la organización del Filtro implica también la planificación de las actividades previas como los talleres, la definición de ejes y la consigna para cada año.

Al plantearnos qué consigna usar este 24, se hizo un repaso de todo lo que implicaba la marcha del Filtro y el por qué seguimos marchando, así fue surgiendo que marchábamos:

X Memoria, X Norma, X Justicia, X Las luchas que vienen, X Roberto Facal, X Fernando Morroni, X Solidaridad, X Memoria contra la militarización, X La autodeterminación y la libertad

Todas las luchas
Todas las resistencias
UNA MARCHA

Así surgió la consigna de este año.

La previa del Filtro

Ya hace varios años desde la Coordinación 24 de Agosto,  se vienen realizando talleres de rescate de la memoria de lo que allí sucedió y por qué sucedió. 

Este año arrancaron los talleres con una importante participación en la carpa de los trabajadores de UVAT (Unión de Vendedores Ambulantes del transporte),  que estaban en conflicto reclamando por sus derechos en la explanada de la Intendencia. Con  Norma, los y las vendedores ambulantes y artistas callejeros y la Coordinación 24 de agosto, compartimos testimonios de los sucesos en torno al filtro. En esos días se hizo presente la brigada de Askapena.

El Jueves 23 a las 13 hrs., se realizó un taller con muestra y audios con estudiantes del GEI (Gremio de estudiantes del IAVA) también con la presencia de Norma Morroni, la Brigada de Askapena e integrantes de la Coordinación 24 de agosto.

A las 19 hrs. ese mismo día se realizó en Bellas Artes una charla sobre la historia y realidad del pueblo vasco.

Y entre medio se fue difundiendo las diversas actividades, que iban desde talleres a actividades de propaganda, por las redes sociales y medios alternativos de comunicación.

Brigada de Askapena

Las brigadas de Askapena todos los años recorren varias partes del mundo, interiorizándose con las luchas de otros pueblos y trasmitiendo la lucha del pueblo vasco.

Hace ya varios años que Uruguay recibe a una de estas brigadas en Agosto, en el marco de la marcha del Filtro. Este año, la brigada, aunque estuvo un par de días a principios de Agosto, se incorporaron a las actividades en el marco del Filtro a partir del 22 de Agosto.

Además de colaborar con la difusión de la marcha, los brigadistas ofrecieron una charla en Bellas Artes donde compartieron la historia de la lucha del Pueblo Vasco y la situación actual. También participaron de la parte oratoria del acto de la Marcha del Filtro.


El 24 llueva o truene, todos y todas al Filtro.

Llegó el 24, y aquella vieja consigna que se decía los primeros años de que “El 24 llueva o truene, todos y todas al Filtro” se hizo más presente que nunca.

El Viernes a partir de las 18hrs. nos fuimos concentrando en el Obelisco, bajo intenso frío y para variar bajo lluvia. Aunque no fue la primera marcha del Filtro en que llovió, si fue la primera en la lluvia nos acosó desde el inicio hasta el final sin descanso. Hecho que hizo replantearse la puntualidad uruguaya, ese acuerdo tácito de convocar a una hora para arrancar una más tarde, sobre todo por los puntuales que se bancaron 1 hora a la intemperie.

Sin embargo para sorpresa de muchos, sobre todo de los transeúntes, la gente acudió a la marcha, aunque sí en un número menor por la situación climática. Pero como fuere, fuimos marchando por el tan conocido recorrido a un ritmo mucho más rápido para sacarnos el frío.

Al llegar al lugar del acto, se pudo ver la proyección de un mapping con imágenes referentes de la marcha del Filtro y en seguida arrancó la parte oratoria.

La primera proclama que se leyó fue la de Plenaria Memoria y Justicia, seguida por la proclama de FEUU (Federación de Estudiantes Universitarios de Uruguay). A continuación se leyó la proclama de UFC (Unión de Funcionarios del CODICEN) y la de AFCASMU (Asociación de Funcionarios del Casmu).

Luego de estas proclamas fue el turno de que subieran al estrado los Brigadistas de Askapena que leyeron un saludo de ETXERAT y Askapena.

Y finalizando el acto, subió Norma Morroni compartiendo un muy emotivo mensaje.

Así fue la Marcha del Filtro, así volvimos a las calles nuevamente, a pesar del tiempo, con mucha fuerza para seguir adelante, y gracias también al apoyo económico y logístico que desde diversos gremios siempre le han dado a esta movilización.

Así volvimos a exigir justicia, a rescatar la memoria de los hechos. Volvimos a marchar junto a Norma, por Roberto, por Fernando… y así seguiremos marchando, encontrándonos cada Agosto de nuevo en las calles, bajo la luna de Jacinto Vera, en ese otro camino de luz.


Recomendamos leer también:


26 de agosto de 2018

Proclamas: Brigada de Askapena en la marcha del Filtro 2018


Este Viernes, 24 de Agosto se realizó una nueva marcha del Filtro, al cumplirse 24 años de la represión del Filtro y de los asesinatos de Fernando Morroni y Roberto Facal.

Represión que se dio en el marco de una movilización de apoyo al derecho de asilo de los compañeros vascos que se encontraban realizando una huelga de hambre para no ser extraditados a España. 


Saludos de ETXERAT

La asociación de familiares de represaliados políticos vascos ETXERAT y con ella todos los familiares, amigas y amigos de las personas presas políticas, huidas, refugiadas y deportadas vascas dispersadas y alejadas por las cárceles del reino de España, la República de Francia y por todo el mundo seguimos luchando, seguimos obligados a luchar, por sus derechos humanos, por su salud, por el derecho de las y los presos gravemente enfermos a volver a casa, por el derecho a la libertad de quienes han cumplido ¾ partes, y por nuestro propio derecho a no tener que viajar cientos de miles de kilómetros para visitarlos.

Los poderes fácticos del Estado español siguen empecinados en utilizar a nuestros familiares y a nosotros mismos para el chantaje político y la politiquería entre partidos supuestamente demócratas y de derecho con la excusa de un lucha armada ya pasada. La continuación de su política penitenciaria de excepción para con nuestros familiares y la aplicación de excepcionalidades jurídicas solo demuestran que las causas verdaderas de sus políticas no son implantar justicia, establecer legalidad, respetar una Constitución y, mucho menos, luchar contra el terrorismo, sino mantener sus negocios y su corrupción estructural.

Estos son sus verdaderos motivos para mantener a los y las represaliadas políticas vascas alejadas, dispersadas, en condiciones cada vez más inhumanas. Estas son las razones por las que impiden que vuelvan a su tierra, a Euskal Herria, nuestros familiares y amigos huidos, refugiadas y deportados. Y estas mismas razones y objetivos han tenido y tienen hoy mismo consecuencias nefastas también para la gente de otros pueblos y del solidario pueblo del Uruguay. Por estas mismas razones estamos unidos con todos ustedes, en solidaridad, en un abrazo de ternura internacionalista, en una lucha común.

¡Roberto y Fernando Presente!

Euskal eta munduko presoak etxera!

En nombre de los familiares y allegados de los presos y presas,

deportados y huidas políticas vascas

Etxerat

Montevideo, a 24 de agosto 2018


Proclama de Askapena

Arratsaldeon guztioi - Buenas tardes a todos y a todas,

Desde aquel el 24 de agosto de 1994 muchas cosas han cambiado, en Uruguay y en Euskal Herria. Sin embargo, son bien pocas las que hemos logrado cambiar a mejor. ¡Por ahora!

Aquí tras 24 años tanto los responsables políticos como los asesinos materiales siguen impunes. En representación de todos ellos Ángel Maria Gianola aceptó del gobierno español por sus servicios la condecoración con la Gran Cruz de Isabel la Católica. El Frente Nacional se plegó a los intereses colonialistas españoles. Esto no son cosas del pasado: el Reino de España continua con su política de injerencia neocolonialista en lo económico, financiero, político y militar allá donde puede; allá donde haya quien se le subyugue por intereses siempre inconfesables.

Hace 24 años el pueblo de Uruguay salió a la calle para defender el derecho de 3 gudaris, luchadores vascos, al asilo político. Ese gran acto de solidaridad que supuso la Marcha al Hospital Filtro en defensa de su derecho al asilo fue mucho más. Fue la muestra de la dignidad de un pueblo que salió a defender su soberanía frente a la injerencia española.

Agradecemos al pueblo de Uruguay que se manifestó en esa marcha de 1994 y a los que año tras año manifiestan su solidaridad y compromiso con el derecho de cualquier pueblo a conceder asilo a quién lo necesite como derecho soberano de un pueblo. Como internacionalistas del pueblo de Euskal Herria recordamos la dignidad del pueblo uruguayo y sentimos en lo más profundo las consecuencias de su compromiso. En representación de todos los luchadores y luchadoras del Filtro, por todos los reprimidos y reprimidas, heridos y heridas: Roberto eta Fernando gogoan zaituztegu! Sois parte de nuestra lucha. Sois parte de nuestra liberación.

El terrorismo de Estado unió para siempre al pueblo vasco y al pueblo uruguayo. Gracias por la ternura y dignidad que nos ofrecéis desde hace tantos años. Hoy todo el pueblo internacionalista y solidario vasco nos unimos a vuestra lucha en defensa de la memoria y la justicia. ¡Ni perdonamos ni olvidamos! ¡No a la impunidad de los asesinos de Morroni y Facal! ¡No a la impunidad de los responsables políticos de los heridos, de la represión y del olvido actual! Sin lucha popular no hay garantía de no repetición. Por ello luchamos y lucharemos siempre contra cualquier injusticia contra cualquiera en cualquier lugar del mundo.

¡El estado dispara, la memoria resiste!

Fernando eta Roberto gogoan zaituztegu!

Gora Euskal Herria Askatuta!

¡Viva Uruguay libre y Socialista!

¡Arriba los que luchan!

Hamaika Herri Borroka Bakarra!

En nombre del pueblo internacionalista, solidario y abertzale

ASKAPENA,

Montevideo, a 24 de agosto 2018


Recomendamos leer también:


Noticias: Luz sobre el crimen del Filtro


En Agosto de 2016, Norma Morroni, realizó una denuncia pública, donde pedía que se investigara, en base a una información que le llegó, la posibilidad de que Waldemar Rosas Ruiz fuera el autor material del asesinato de Fernando Morroni.

Acá les dejamos la nota publicada en Caras y Caretas del día de hoy, Domingo 26 de Agosto, donde se saca a la luz la investigación de esa información.



Al irracional impulso de la Clave 52

Un paciente trabajo de años permitió reconstruir el relato de quien en círculos muy íntimos se ufanó de asesinar a Fernando Morroni. Ese trabajo permitió, además, establecer los vínculos del exagente policial en la actualidad con grupos activos políticamente. A 24 años de la masacre del Filtro, no todo es impunidad.

Esa noche Waldemar era “chofer de  comisario”. Tarea sencilla aunque él pensara que era un desperdicio haberlo asignado, con su capacidad y experiencia, a satisfacer las razones de servicios del jerarca policial.

Cierto es que estar de particular en un Fiat Duna blanco, con la “pajera” a disposición, le daba el agradable éxtasis de “poder”, como cuando andaban en procedimiento de civil exhibiendo el carné de la Dirección de Investigaciones, aquella barra de agentes “con tres huevos”.

También es cierto que el clima en la fuerza era otro desde que hace una semana se viene produciendo el acontecimiento de la huelga de hambre de los vascos y su posible extradición.

Aunque a Waldemar la política le importa un bledo, no podía escapar a los comentarios que circulaban en todo el país, en boliches, peluquerías y mesas familiares. En la “fuerza” tampoco podían sustraerse al tema; los oficiales alertaban sobre el proceder de “los enemigos de la patria”, que solidarizados con los terroristas vascos movilizaban gente hacia el hospital Filtro, convocando desde dos emisoras radiales.

Ver aquella cantidad de gente intentando violentar la decisión judicial de la extradición lo hacía sentirse más desaprovechado; Waldemar Rosas fue de los que resistió los embates de aquellos ministros, Forteza y Juan Andrés Ramírez, reorganizando la fuerza; se plantó en huelga y levantó carpa con los demás en el Prado y aquellos ministros no pudieron llevar adelante sus planteos de reforma.

Ahora, por suerte, está Ángel María Gianola al frente del ministerio, hombre de mano  dura de los que se venían necesitando y el político adecuado para sobrellevar esta delicada situación.

Pero, estando al tanto de lo que ocurría, Waldemar no estaba asignado a aquel operativo ni como apoyo de las unidades designadas; estaba de chofer de un comisario al que, por los informes que le llegaban por la radio, como mucho le picaba la curiosidad.

Ese 24 de agosto de 1994  Fernando Morroni concurriría como muchos jóvenes de su edad a aquella movilización de solidaridad, hasta donde el mismo candidato Tabaré Vázquez y el general Líber Seregni se hacían presentes. Estar allí, en ese clima de solidaridad con los refugiados políticos extranjeros, que era una tradición del país, parecía ser lo más natural.

Los primeros comunicados de radio picaban la curiosidad dentro del Fiat. Incidentes y pequeñas escaramuzas se venían dando con los manifestantes y había una alerta radial por la presencia de civiles armados y comunicados con handy. “Alguno nuestro no identificado”, pensó Waldemar riéndose.

Lo cierto es que sobre la tardecita, cuando aquellos incidentes seguían, el comisario sugirió ir hasta el lugar; por la radio llegaban noticias de la lluvia de piedras y alguna bomba incendiaria contra los efectivos policiales. Waldemar y el comisario empezaban a intercambiar opiniones al tiempo que sentían que la “sangre les hervía”.

Waldemar recordaba con el comisario: “La escuela de Policía… Setiembre del 86… Bogia me revoleó para 630… ahí de pechito me atajó Ribeiro… de volea pateó fuerte y caí atrás del 46 con Teperino y Damiano… 14.15 h… salimos de base…14.40 h… Damiano con medio cuerpo para afuera por General Flores, con la escopeta en Clave 32… C.47… atrás del lc… Joselito Techera… me preguntaba… ¿dónde me metí? No sabía en ese momento… meses después… ya lo sabía… estaba en el cuerpo de Radio Patrulla… todo era emoción… hasta hoy… los recuerdos emocionan…”. (Comentario extraído de un pie de foto del grupo 630 de Radio Patrulla del perfil de Facebook de Waldemar Rosas).

Al ritmo de los recuerdos, se imaginaba llegando y, como en su mejor época, agarrar a esos pichis de los pelos y meterlos en el vehículo, aunque ahora de civil no había necesidad de tal esfuerzo y bastaba con reducirlos para entregarlos al personal uniformado.

A medida que se acercaba la vieja adrenalina de los procedimientos, va ganando el espíritu; Waldemar tiene “licencia política” para usar su arma de reglamento, y que las salvas sean de plomo, que nadie haya previsto darle munición de goma para dispersar no es su problema; además, el no tiene nada que hacer ahí.

Pero la Clave 52, el anuncio de policía caído en el preciso momento que se sumergían en la muchedumbre de gente y policías, en una suerte de batalla campal, fue el “cheque en blanco”.

Frenó como pudo y, sin meditarlo demasiado, confiado en su coraje y experiencia, bajó “pajera” en mano; alguno de aquellos pichis había disparado contra un compañero, así que al primero que vio y le quedó en la diana le descargó el arma hasta verlo caer y asegurar su reducción; en esta batalla campal no hay códigos y dispararle por la espalda era una manera de asegurar que no se daría vuelta posiblemente con un arma en la mano y, ante todo, “es la vida nuestra o la de ellos”, y ya había un camarada caído.

No obstante, percatado de que había dejado tirado a un manifestante, subió rápido al auto y aconsejó al comisario irse de ahí y apoyar en lo posible al resto del personal de particular que estaba operando en el “trampero” en las inmediaciones del bulevar, esperando la retirada de los manifestantes.

Esa noche, Waldemar Rosas Ruiz, al igual que Fernando Morroni, no regresó a su casa. Recién lo hizo al otro día cuando, enterado del nombre del muchacho que ejecutó, revisó en las imágenes de la televisión si él había quedado registrado y, si bien aparecía en muchas de las tomas, ninguna lo podía relacionar con el homicidio, al menos vistas sin mucho detalle; y si alguien lo hacía, esos videos podían desaparecer. En todo caso, la “fuerza” cerraría filas.

Claro que una muerte es una muerte; y sobre todo cuando esa muerte genera un entierro multitudinario y aglutina gente todos los 24. La impunidad de su presencia en el procedimiento quizás lo haya salvado de que su nombre no estuviera entre los de aquellos jerarcas procesados. Pero lo mejor era seguir pidiendo traslado de las distintas unidades. Su conflictivo carácter no sólo lo hacía pedir traslado a cada rato, sino también la necesidad de no generar muchos vínculos en este “secreto” que carga en su alma y no como una medalla de condecoración, aunque él piense que de no ser por el escándalo político, ameritaría.

Finalmente, lo mejor es irse; pedida la licencia sin goce de sueldo, intenta vivir una nueva vida en La Plata, logrando allí la radicación definitiva para ser ciudadano legal argentino.

De este lado del “charco” igual quedan los camaradas de armas, sus mejores y únicos amigos y aquel número 52, que sería como una bisagra en su vida.



Carne podrida

El triunfo frenteamplista de 2005 dotó al gobierno de una importante bancada parlamentaria.

El Parlamento se transformó en el lugar donde años y años de demandas insatisfechas, reclamos e injusticias no resueltas empezaban a llegar multitudinariamente.

Había que ordenar y derivar institucionalmente cada reclamo, cada planteo, cada denuncia que llegaba a los distintos despachos; se aprendió a distinguir incluso información con visos de verdad de carne podrida; muchísima información, sobre todo de enterramientos humanos, por ejemplo.

En el comienzo de la campaña electoral de 2009, y a raíz de haber investigado un crimen cometido contra un recluta en el Batallón de Paracaidistas Nº14 en Toledo, alguien llegó confiado en aquella actuación.  “Le ciudadane” venía con el dato: “Yo sé quién mató a Fernando Morroni”.

Como habían existido algunas presiones, seguimientos y clima raro por lo del 14 de Toledo, lo primero que pensamos fue: carne podrida.

Sin embargo, acordamos un encuentro para unas semanas más adelante; grabamos la entrevista por si acaso y empezamos a trabajar sobre los datos entregados.

Decidimos el camino más largo; teníamos todos los datos identificatorios sobre el acusado; ¿pero cómo confirmar si no estábamos ante una vendetta, las famosas camas policiales, una cuestión de despecho, unas broncas personales no resueltas?

De los círculos sociales de los que provenía la fuente no había manera de poder llegar con naturalidad a los grupos y gentes que reclamaban el esclarecimiento de la verdad cada 24 de agosto.

Este elemento también nos hizo descartar de entrada la posibilidad de contactar a la fuente con Norma Morroni; nos constaba que bastante carne podrida había recibido en todo este tiempo.


Puzle y contrachequeos

El narcisismo de moda tiene sus ventajas; la persona acusada tenía, como muchos, su propia página de Facebook, iniciada desde su nueva vida en Argentina.

Los datos que el seguimiento y vínculo permitieron ir extrayendo derivaron en sorpresas varias, pero además empezó a permitir ir armando un puzle en el que, por un lado, se podía estar frente a alguien que tenía todos los méritos para haber ejecutado a Fernando Morroni, y permitía observar sus vínculos actuales con sus  excamaradas de armas.

Por el otro lado, “le ciudadane” fue sometido a una serie de encuentros, casuales y organizados, realizados y suspendidos a último momento, que demostraron siempre una condición que fue cimentando confianza: la persistencia.

En los largos, cautelosos y preventivos seis años que llevó esta primera parte de la investigación se mantuvo firme respecto de los distintos contactos y cuando en setiembre de 2014 se le vuelve a grabar pidiendo el relato de los hechos, el relato es idéntico al realizado en 2009.


La barra 630 y Dignidad

En el transcurso de esos seis años apareció un elemento nada menor que obligó a trabajar con mayor cautela.

La persona acusada ingresó a Argentina en el año 2007 y consiguió la residencia definitiva en 2010. Fue miembro activo de  colectivos de uruguayos residentes en La Plata e ingresó varias veces a Uruguay. Desde varios de esos colectivos también nos llegó información.

Vale recordar la reforma policial en la que se transformó la vieja base de Radio Patrulla; un grupo importante de la misma conocida, como la 630, la “pesada” en la jerga interna, empezó a operar políticamente. Primero, generando y alimentando, con base en los vínculos de las redes, un núcleo duro del cual forma parte el exagente que veníamos siguiendo.

Empieza a construirse una relación de solidaridad entre los afectados por alguna de las medidas administrativas del Ministerio del Interior y lo que podríamos denominar la “generación Lacalle”.

Durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle se produjeron, entre muchos hechos, algunos que tuvieron vinculados a integrantes de distintas ramas de las fuerzas del Estado: el asesinato del químico Eugenio Berríos, la masacre del Filtro, atentados con bombas a Hugo Cores y Sanguinetti.

Desde algunos círculos militares se empezó a difundir el concepto de guerra psicológica, que venía ganando la izquierda.

En las elecciones del 2014 esos malestares, nostalgias y deseos de combate toman cuerpo: se crea la Agrupación Dignidad Policial dentro del Partido Nacional, acaudillada por un excomisario, Ernesto Carrera, integrada por varios miembros de la 630 y otros desmovilizados y sancionados exfuncionarios policiales y algunos en actividad.

Waldemar Rosas fue uno de los  responsables, en las canteras de Kibón, de organizar la llegada y despedida de blancos que venían desde Argentina a participar en las elecciones.


Carrera contrarreloj

La fuente mantenía su firme decisión de que se avanzara en la investigación, pero solicitaba, en caso de que el tema quedara en manos de la Justicia, que fuese preservada. A su vez corrían los años y se podía declarar prescripto el delito de homicidio.

Otra valoración era entregar esa información a quienes pudieran hacerla pública y así poner en alerta al acusado.

La fuente que nos trajo la información pertenecía un grupo de confidentes que, por suerte, hasta el momento demostraba un  hermetismo cerrado.

A fines de 2015 llega la novedad de una situación de depresión vinculada a un infarto y a un posible viaje a España por parte del acusado. El triunfo de la izquierda nuevamente había sido un golpe severo para quien, mediante el seguimiento de los actos del 14 de abril y los informes de la Agrupación Dignidad Policial, sentía lejanas sus posibilidades de volver a vivir en el país.

El segundero del reloj se transformaba en un verdugo implacable en esta carrera contra el tiempo.


Norma

Ella vive en unas condiciones muy humildes y mantiene con entereza la necesidad de saber la verdad; tiene cierta firme tristeza en la mirada, habla pausado, intenta comprender, está algo desconfiada de tanto dato falso que le ha llegado.

Por encima de las cuestiones legales hay una decisión que sólo le corresponde a ella en todo este asunto; decisión que debe tomar en su fuero íntimo por encima de cualquier tipo de valoración política.

Pusimos toda la información, lo actuado, lo sabido, las voces que denuncian en sus manos.

Empezaron algunas trabas legales; distintos expertos jurídicos valoraban los años del delito y la posibilidad de la prescripción, lo dificultoso de los exhortos para una declaración fuera de fronteras, la posibilidad de comprobarlo a partir sólo de una declaración.

Había una tenue luz de esperanza de que algún fiscal asumiera nuevamente el caso de oficio ante las nuevas pruebas.

Norma nos planteó que a, esta altura, que el acusado pudiese decir por qué hizo lo que hizo permitiría resarcir parte de la herida; un gesto de bondad y necesidad humana de cerrar heridas.

Lo cierto es que a partir del acto del 24 de agosto de 2016, en el que se hace pública la acusación, el Facebook con el que teníamos contacto cierra y, al abrirlo nuevamente, desaparecen todos los datos que hacían mención a su pasado, así como la mayoría de las amistades, dejando un grupo selecto. Sí, claro, buena parte de la barra 630 y aquella que le permite mantener cierta nostálgica orientalidad, como la barra de la Aparcería Blanca del departamento de Durazno, la Cacho Barrios.


Preguntas que flotan

Por los crímenes del Filtro, las muertes de Morroni y Facal y las decenas de heridos fueron procesados los funcionarios Juan Miguel Rolan, Raúl Guarino y y Erode Ruiz.

Ninguno de los procesados manejó en los juicios el nombre de Waldemar Rosas; tal vez en un operativo de grandes dimensiones y de efectivos que no estaban destinados, pero participaron, esos datos no se manejaron. Sin embargo, el autor material era un secreto a voces en algunos círculos de la fuerza.

Juan Miguel Rolan integra la Agrupación Dignidad Policial, blanca.

Falta en este puzle el nombre del comisario para quien Rosas hizo de chofer.

La cultura de la impunidad aún goza de buena salud.



25 de agosto de 2018

Proclama: A 24 años del Filtro




Este Viernes 24 de Agosto, se realizó la marcha del Filtro, a 24 años de la represión y de los asesinatos de Fernando Morroni y Roberto Facal.
La marcha partió como todos los años desde el Obelisco, y marchamos hacia el Filtro bajo lluvia e intenso frío reclamando justicia.




Proclama de Plenaria Memoria y Justicia


Compañeros, compañeras: 24 años han pasado de ese 24 de Agosto, cuando Jesús María Goitia, Mikel Ibáñez y Luis Lizarride realizaban una huelga de hambre para no ser extraditados a España.

Ese Agosto de 1994, la gente salió a las calles, por solidaridad, por la defensa del derecho de asilo, un derecho, que en otros tiempos salvó la vida de tantos compañeros y compañeras perseguidos por el Terrorismo de Estado.

Ese 24, estudiantes, trabajadores, miles de personas estaban rodeando el Hospital Filtro cuando la represión, ordenada por el entonces ministro de Interior; Ángel Gianola, se desató de forma incontenible, dejando a su paso cientos de heridos y dos muertos.

Mucho tiempo ha pasado, mucho se ha escrito, denunciado, probado. Los gobiernos han cambiado y sin embargo Luis Alberto Lacalle, Gianola, y todos los demás responsables, los que dieron las órdenes, los que dispararon, siguen impunes.

24 años han pasado sin Fernando, sin Roberto.

Hemos visto como aquellos policías claramente identificados, no llegaron a ser procesados, es más, como otra afrenta a nuestro pueblo, fueron ascendidos. Nos hemos cansado de ver a Guarino ir ascendiendo, de ver a Lacalle tan campante. De escuchar a Gianola mentir descaradamente.

¿Hasta cuándo seguiremos viendo a Erode Ruiz al frente de la policía de Maldonado, progresando en su carrera de represor?
  
Nos hemos cansado de que el Estado, la clase política, los diferentes gobiernos, sigan callando que Roberto fue otra víctima de la represión del Filtro. Más indígnate aún que este ocultamiento de los hechos, también provenga de un gobierno que tuvo a varios de sus dirigentes, incluyendo al actual presidente, presentes ese día. Ellos saben lo qué pasó, tienen acceso a la información y sin embargo siguen callando.

Aquel 24 de Agosto la policía salió a las calles con todo su poder, y sabiéndose impunes en todos estos años, dicho poder se ha ido consolidando. Usando el justificativo de la inseguridad, generada por años y años de injusticia social, se han tecnificado, perfeccionando su carácter represivo y arremetiendo contra todo lo que se salga del status quo. Lo vemos constantemente en los barrios, lo vemos constantemente en nuestras movilizaciones, ahí están con sus cámaras filmándolo todo y a todos, con sus esbirros infiltrándose en las marchas, con sus operativos. Lo vimos en el desalojo del CODICEN, con más de 200 efectivos cubriendo las calles en un operativo represivo totalmente desproporcionado.

Hoy como entonces la criminalización está instalada, la policía actúa impune, nos sigue reprimiendo, persiguiendo, y es por eso que duele tanto, que nos indigna tanto, que también se metan en nuestros espacios. No se puede tolerar ese lugar que están usurpando en la Convención de trabajadores y trabajadoras. Muchos compañeros y compañeras dieron sus vidas por defender su derecho a agremiarse, por defender las conquistas de los laburantes. No se puede admitir que miembros de esa institución policial, responsable de sus muertes, forme parte del PIT CNT, menos aún que integren la Mesa Representativa y el Secretariado Ejecutivo.

Ellos no pertenecen a nuestra clase, no son trabajadores. Son desclasados que no producen nada, no cumplen más servicio que el de la represión. No pueden, no deben estar ahí.

No se puede, no se debe  aceptar que Mario Frachelle, a quién se lo conocía como “Aquaman”, un cruel torturador especialista en el submarino, se reúna con el gobierno en defensa de la Caja Militar, cuando está indagado por torturador.

No se puede, no se debe aceptar que el General Heber Figoli, entrenado en la Escuela de las Américas, aparezca una y otra vez en defensa de los terroristas de Estado.

Solo repudio,  bronca y condena social se merecen estos voceros torturadores así como los represores ascendidos del Filtro


24 años pasaron del aquel 24. Años de mantener la memoria, de reconstruir los hechos de buscar información, de escuchar testimonios. Hemos podido identificar a quienes estuvieron presentes, quienes dispararon y arremetieron contra tantos compañeros y compañeras. Hemos podido averiguar el nombre del que podría haber sido el que mató a Fernando: Waldemar Rosas Ruiz. Ahí está la información, al alcance de todos y sin embargo, no ha habido ni interés ni voluntad política de hacer justicia.

24 años, 24 marchas y todas las consignas de estos años siguen vigentes; 20 años sigue siendo demasiada impunidad, el fascismo sigue siendo una enfermedad contagiosa. Sigue siendo el crimen de una democracia y las balas de un policía, y la justicia nos sigue faltando.

Pero también han sido 24 años de resistencia. De memoria, de movilización.

Años de salir a las calles reclamando justicia, denunciando el avance represivo, la criminalización de la protesta.

Años de coordinación, de unidad en la lucha. Cada Agosto se ha nutrido de varias organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles, reunidos todos para organizar esta marcha, para que cada 24 se sienta que no estamos dispuestos a claudicar.

24 años reafirmando la solidaridad entre los pueblos. Porque seguimos defendiendo los lazos solidarios que traspasan las fronteras. Seguimos recibiendo a los brigadistas de Askapena, seguimos defendiendo el derecho de asilo, la autodeterminación de los pueblos. Y seguimos exigiendo la libertad de todas y todos los presos políticos vascos.

Y seguiremos volviendo cada 24, del Obelisco al Filtro. Seguiremos señalándolos, porque de la condena social no van a poder escapar. Seguiremos identificándolos, denunciándolos, para que cada nueva generación conozca los hechos y sepa quiénes son los responsables.

Seguiremos organizándonos, y seguirán surgiendo espacios de pelea.

Seguiremos marchando junto a Norma, junto a cada sector en conflicto. Por Roberto, por Fernando.

Todas las luchas
Todas las resistencias
Una marcha.

Plenaria Memoria y Justicia

Montevideo 24 de Agosto 2018

Recomendamos leer también: