Portada

Comunicado: La mentira tiene patas cortas

Montevideo 07 de Mayo 2018 Comunicado a la opinión pública: Hay cosas que se dicen por error, equivocadas pero sin mala intenció...

3 de junio de 2018

Comunicado: Ante la fuga de Eduardo Ferro




NO ESTÁ PRÓFUGO, SIGUE PROTEGIDO.
SE BUSCA: Torturador Eduardo Augusto Ferro Bizzozero
C.I. 1,113,451-7

No es la primera vez que Eduardo Ferro pretende escapar del poder Judicial, vale recordar que se fue de Uruguay cuando iba  a ser citado por el Poder Judicial. Aunque desde el año 1977 está denunciado en Brasil, Uruguay y Argentina “no ha sido localizado”.

No por falta de pruebas. Son los Estados militarizados y coordinados que no solo no hacen nada, sino que además les permiten seguir actuando impunemente. Son las resoluciones políticas de mantener privilegios y leyes que los amparan.

Eduardo Ferro hace años que viene siendo señalado por quienes mantienen viva la memoria. Cientos de personas han aportado testimonio. Hace años viene eludiendo la condena judicial pero está bajo la mira de todas y todos los que recordamos, los que sabemos de quién es.

Un apretado resumen no lo pintaría a cabalidad pero vale recordar de quién hablamos: En 1975 siendo ya Teniente pasa a la OCOA. Operó en el 300 Carlos, en la Base Valparaíso en 1976. En 1977 opera en Argentina bajo el Plan Cóndor. Fue quién secuestró y desapareció a  Oscar Tassino. Represor en Punta de Rieles. Estuvo en el SID en 1980 y actuó encubierto en Argentina hasta 1982. Participó en la desaparición de María Irureta Goyena de Gelman, en el secuestro de Universindo Rodriguez, Lilian Celiberti y sus hijos. Fue promotor y redactor de la Ley de Impunidad. En 1986 realiza cursos de paracaidismo e Inteligencia  en Alemania. Entre 1989 y 1997 se especializa en Seguridad electrónica buzo táctico militar. En 1997 se lo ubica como miembro de una sospechada agencia "Federal Seguridad", propiedad del empresario Miguel Sofía (fugado, integrante del Escuadrón de la Muerte). Denunciado por espionaje ya en democracia, utilizando toda la estructura militar para seguir, escuchar, invadir propiedades privadas de personalidades políticas, civiles y militares de la época.

Cuando se acercó la hora de ser convocado a declarar, (en uno de los tantos expedientes judiciales) y previo a su pedido de procesamiento, “viajó” a España protegido por toda la ingeniería de impunidades que lo rodea. Recién ahí se pidió su extradición.

Como una mala crónica (de una fuga anunciada); cuando se libró la orden internacional de detención, INTERPOOL España no encontró al secuestrador en su domicilio declarado.
Julio Sena Director de Interpol Uruguay niega que esté prófugo. Una vez más los impunes de ayer cuentan con la complicidad y defensa de las estructuras policiales de hoy, sin fronteras.

¿Cómo se llama a una persona que esta con orden de detención y no aparece?

BASTA DE IMPUNES Y JUEGOS DE MENTIRAS.

¿Otra vez se les escapó? ¿Cómo Tróccoli? ¿Cómo Sofía? ¿Cuántas mentiras y estratagemas del Estado servirán para proteger a los impunes?

Ferro siguió haciendo tareas de Inteligencia después de Dictadura. Amenazando, vigilando, organizando a sus pares, reivindicándolos. Ningún Juez, ni Fiscal ni gobierno hizo nada para evitarlo.

¡¿Cómo olvidar que a principios del 2000 filmó desde dentro del Círculo militar la movilización que escrachaba como nido fascista el local de la calle 18 de julio?!

¡¿Cómo olvidar que reunió a militares y fascistas  en Maldonado en aquel nucleamiento de impunes que llamaron “Unidad y concordia” donde como souvenir  Eduardo Ferro entregó balas?!

No olvidamos que pretendió acosar e intimidar - sembrando el miedo- entre las personas que lo denunciaron y escracharon.

Sin embargo no escapó de la condena social, una y otra vez fuimos a donde estaba, para señalarlo, escracharlo porque sigue protegido por los impunes del presente. Porque sigue amparado por los Servicios de Inteligencia que él mismo formó y de los que hasta está vinculado no oficialmente.  “Invisibles” hilos de impunidad que le sirven - una vez más -  para escapar al lento y cómplice paso del Poder Judicial:

Una vez más la memoria lo seguirá buscando, a donde vaya siempre habrá quien lo condene.

UNA VEZ MÁS, NI EN MONTEVIDEO, MALDONADOO ESPAÑA, DE LA CONDENA SOCIAL NO PODRÁN ESCAPAR.




Recomendamos leer: 

Prontuario de Eduardo Ferro

7 de mayo de 2018

Comunicado: La mentira tiene patas cortas


Montevideo 07 de Mayo 2018

Comunicado a la opinión pública:

Hay cosas que se dicen por error, equivocadas pero sin mala intención, pero hay otras que, equivocadas también, se dicen con una intencionalidad claramente marcada, que apuntan a desprestigiar y difamar la construcción colectiva autónoma e independiente. Por eso cuando esas malas intenciones políticas nos señalan, se hace necesario responder y desmentir públicamente la grotesca agresión que los integrantes de la Asociación de Funcionarios de la Universidad del Trabajo del Uruguay (AFUTU), Víctor De León y Daniel Maciel, realizaron en el programa Buscadores de Televisión Nacional.

Queremos señalar que nuestra organización nunca se financió con dinero de AFUTU. Los aportes solidarios que ese sindicato realizó, al igual que lo hicieron otras organizaciones de trabajadores y trabajadoras, organizaciones sociales y compañeros y compañeras en forma individual, fueron para actividades coordinadas junto a otras organizaciones sociales. Tal es el caso de la coordinación 24 de agosto para la marcha del Filtro o la coordinación del 27 de junio, con las debidas cartas de petición de colaboración para esas actividades.

Plenaria Memoria y Justicia es una organización autónoma e independiente que se financia con actividades propias y aportes de sus militantes. Para actividades propias como son los Escraches a torturadores, Rescates a la memoria de los compañeros desaparecidos o publicaciones gráficas, hemos solicitado aportes solidarios para realizarlos, pero nada tiene que ver con las finanzas de nuestra organización. El agravio barato y sin sentido, es repudiable. Nuestro camino como organización de derechos humanos autónoma e independiente es el de la lucha contra la impunidad, por la memoria, junto al pueblo y las organizaciones populares que pelean por quebrar la impunidad y por un mundo más justo.


Plenaria Memoria y Justicia

1 de abril de 2018

Campaña de Repudio a Miguel Zuluaga


En el marco de una campaña por la destitución de Miguel Zuluaga de la seguridad de selección nacional de futbol, se están juntando firmas para presentarlas al Director técnico Óscar Tabárez y a la AUF.

*LAS ORGANIZACIONES SOCIALES, DE DDHH, GREMIALES, SINDICALES Y CULTURALES QUE QUIERAN ADHERIR CON SU FIRMA A ESTA CARTA ENVIAR SU ADHESIÓN AL MAIL:


repudioazuluaga@gmail.com



Al Maestro Óscar Washington Tabárez:

Reconociendo en usted una sensibilidad histórica con las causas de los DDHH, le hacemos llegar esta carpeta con la intención de ponerlo en conocimiento de las denuncias que pesan sobre el actual encargado de seguridad de la selección Miguel Zuluaga. Confiando en que, una vez al tanto de la información tomará la mejor decisión a su alcance con respecto a esta situación.

Como usted bien sabe muchas de las denuncias sobre represores de la dictadura han encontrado obstáculos a nivel judicial. Lo que no impide que todos podamos ejercer la condena social como gesto simbólico y formativo, particularmente quienes ocupan algún lugar de referencia para sociedad.

El caso de Miguel Zuluaga es uno de estos casos en donde se hace imperiosa una condena social. Ya que se trata de un funcionario de jerarquía, que más allá de todos los obstáculos judiciales se puede concluir que claramente tuvo responsabilidad en las violaciones a los DDHH durante la dictadura, ya que operó en el Depto. IV de la Dirección de Información e Inteligencia nada menos que entre los años 1974-76. Cuando las peores violaciones a los DDHH tuvieron lugar.

Miguel Zuluaga era subcomisario de la DNII cuando en sus dependencias se torturaba y violaba en el marco de la “Operación Morgan” contra militantes de izquierda. Toda la denuncia de la “Operación Morgan” se encuentra asentada en el Juzgado Penal de 17º turno desde el 2011.

A parte de los testimonios relatados y en algunos casos publicados en la prensa, por parte de quienes los reconocen operando en la DNII cuando allí había detenidos, Miguel Zuluaga ha firmado interrogatorios a detenidos en la dictadura.

Que se haga justicia en este caso, como en tantos otros casos pendientes no depende ya de nosotros, lo que si podemos hacer es cuando menos, condenar socialmente a estos represores.

Con copia a la AUF, agradecemos su pronta respuesta.


----------


Prontuario: Miguel Zuluaga


¿Quién es?

Entre 1974 – 76, en plena dictadura le decían Sub Comisario “Zulu” en la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII) y presionaba a los detenidos antes de los interrogatorios y las torturas.

¿Qué hacía en dictadura?

Zuluaga revistaba en el Departamento IV, que funcionaba en el edificio de Paraguay y Maldonado donde hasta hoy funciona la DNII. Relata los testigos que lo vieron: “Había gente de plantón a los que les pegaban, los pateaban, y los llevaban a hacerles submarino en una habitación contigua, y Zuluaga estaba entre los policías que iban a buscar gente que estaba esperando parada previo al interrogatorio”.

¿Qué denuncias hay?

Zuluaga aparece en las denuncias presentadas por el abogado Pablo Chargoñia contra varios policías de la DNII en el 2011, juzgado penal de 17 turno a cargo del juez Carlos García Guaraglia. El hoy custodio celeste aparece también nombrado en los trabajos del historiador Alvaro Rico, firmando documentos vinculados a operativos de represión. Las denuncias que pesan sobre Zuluaga están vinculadas a la “Operación Morgan” donde desapareció gente, fueron torturadas y violadas personas.



Noticias: “El Zulu” celeste y sus vínculos con la represión en dictadura


Miguel Zuluaga, hoy responsable de la seguridad de la selección nacional de Futbol, en los 70, en plena dictadura le decían Sub Comisario “Zulu” en la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII) y presionaba a los detenidos antes de los interrogatorios y las torturas



Artículo publicado en el Semanario Brecha en Julio 2014

Miguel Zuluaga es un señor de bigote que suele aparecer junto a los jugadores y el técnico de la selección uruguaya en cuanta competencia haya. En Sudáfrica 2010 se fotografió junto a unos cachorros de león durante una visita de la delegación a una reserva ecológica. En este Mundial se lo ve en las zonas mixtas de los estadios bromeando con algún notero que explora el costado humorístico del campeonato. Zuluaga es un funcionario contratado por la auf en 2000 para encargarse de la seguridad de la selección. Pasó por las eras de Daniel Passarella, Víctor Púa, Juan Ramón Carrasco, Jorge Fossati y Óscar Tabárez. “Los jugadores dicen que es ‘buena persona’ y que es ‘un gran compañero de truco’. Ellos saben que los cuida, que los protege, y que intenta que esa locura de los hinchas no los afecte”, dice una crónica del suplemento Ovación de El País.
A Zuluaga también le decían “Zulu” en plena dictadura, cuando revistaba como subcomisario en la Dirección Nacional de Información de Inteligencia (dnii) y presionaba a los detenidos antes de los interrogatorios y las torturas, contó a Brecha Luis Libschitz, un ex militante de la Unión de Juventudes Comunistas (ujc) que fue testigo de los hechos. En 1975 la dictadura desató la represión final contra el Partido Comunista y Libschitz cayó en abril de 1976. Hasta agosto de ese año estuvo detenido en el edificio de Paraguay y Maldonado donde hasta hoy funciona la dnii. Libschitz fue interceptado por el Departamento V de esa dependencia y conducido al segundo piso de esa sede policial. Todavía recuerda el lugar: no había calabozo sino que los detenidos eran dejados de “plantón” en un salón enorme en donde convergían varias habitaciones.

En el edificio, además del Departamento V funcionaba el Departamento IV, encargado de reprimir a la Regional 1 de la ujc, que abarcaba los barrios Palermo, Ciudad Vieja y Cordón. En ese departamento revistaba Zulu. Los presos de ambas reparticiones convivían mezclados en el mismo salón y fue así que Libschitz notó la presencia asidua del hoy encargado de seguridad de la selección.

El ex militante de la ujc estuvo encapuchado cinco meses en la dnii. “Con el paso de los días, sobre todo en la noche, iba viendo el movimiento y escuchando los nombres de los policías y fui identificando a alguno.” Acostado, con un sutil movimiento de cabeza, podía ver las caras de los policías a través de un resquicio debajo de la capucha.

“Había gente de plantón a los que les pegaban, los pateaban, y los llevaban a hacerles submarino en una habitación contigua”, narra. “A Zuluaga lo vi con la gente que estaba de plantón en el salón grande. Estaba entre los policías que venían a buscar gente. Yo no tuve contacto con él pero sí lo vi a los gritos, a los empujones. Hasta donde yo vi, venía a presionar a la gente que estaba parada previo al interrogatorio: ‘Che, aflojá que está todo el pescado vendido, no te hagas lastimar, que te van a matar’, bien de patotero”, recuerda Libschitz.

“Es notorio y hace muchos meses que lo comento, y me consta que otra gente que participa en Crysol lo ha visto”, cuenta Libschitz, que colgó su relato a las redes sociales. “Era parecido a como está ahora pero sin canas.” Brecha pudo confirmar que Zuluaga aparece en las denuncias presentadas por el abogado Pablo Chargoñia contra varios policías de la dnii en 2011 en el Juzgado Penal de 17º Turno a cargo del juez Carlos García Guaraglia. Las denuncias reúnen a varios ex integrantes de la ujc. El hoy custodio celeste también aparece nombrado en los trabajos del historiador Álvaro Rico, firmando documentos vinculados a operativos de represión contra las juventudes comunistas. Hasta ahora la causa no ha avanzado más allá de una inspección ocular realizada en el edifico.


   

22 de marzo de 2018

Comunicado: No mires para otro lado, fue el Estado



¿Qué pasó con la desaparición y asesinato de Santiago Maldonado?
¿Qué pasó con el asesinato de Rafael Nahuel?
¿Qué pasó con el asesinato de Marielle Franco?
¿Qué pasó con los archivos robados en el GIAF?
¿Qué pasó con la búsqueda de nuestros compañeros y nuestras compañeras desaparecidas?

La impunidad de los Estados es moneda corriente en nuestras sociedades. Los aparatos represivos continúan su labor de amedrentar a la militancia social y a la resistencia popular que se organiza, implantando el terror y la muerte. Por eso, estas avanzadas represivas en los países vecinos y las amenazas por nuestros pagos que terminan encajonadas en la inacción de la justicia, tienen ese claro objetivo. Por suerte, las movilizaciones en Brasil por el asesinato de Marielle y en Argentina por Santiago y Rafael demuestran que los pueblos no se callan, piden justicia y ponen la responsabilidad donde es debido, en los Estados.

El asesinato de Marielle Franco en Río de Janeiro es terrible por donde se lo mire. Pero hay algo que es notorio y funesto a la vez: la vuelta de los escuadrones de la muerte. El Terrorismo crudo y duro. Haciendo ejercicio de la memoria, que constantemente es necesario, Brasil dio el golpe de Estado  en 1964 y comenzó una matanza de militantes tremenda. Ya coordinando con EE.UU y armando el Plan Cóndor, acá en el pachecato se instalaron los escuadrones de la muerte, donde militares, policías y civiles asesinaron compañeros y compañeras militantes  implantando el terror para atemorizar al movimiento popular que venía creciendo rápidamente en combatividad para cambiar el sistema.

No fueron compañeros al azar, eran militantes identificados con mucha llegada a las masas (estudiantiles, trabajadoras y desocupadas) que la represión estudió y calculó mediante las infiltraciones y la inteligencia en su conjunto. Los escuadrones siguieron su funcionamiento ya institucionalizados luego de los golpes en toda la región. La represión utilizaba autos civiles, falsificaba chapas, licencias, documentos de identidad, para luego asesinar, secuestrar y torturar a compañeros y compañeras de forma clandestina. Paraguay arrancó con Stroessner, pero Brasil comandó la coordinación, siguieron los escuadrones del pachecato acá, la triple A de Perón en Argentina y luego Pinochet en Chile.
Las dictaduras “demócratas” burguesas se empiezan a sacar la careta. Por eso la desaparición y asesinato de Santiago por parte de Gendarmería, el asesinato de Rafael por Prefectura en Argentina y ahora el asesinato a Marielle con balas de la Policía Federal brasilera. Pero es en este último caso donde cambia el modo de operación. Si bien las muertes de Santiago y Rafael tienen una clara represalia a las comunidades Mapuches y la de Marielle se puede intuir que es a la organización de las Favelas y a una posición de la izquierda en Brasil con un discurso crítico al aparato represivo y el sistema capitalista, tanto Santiago Maldonado como Rafael Nahuel no eran el blanco en sí, sino la comunidad. En el caso de Marielle eso cambia, ella era el blanco.

El mecanismo de escuadrón de la muerte nunca se terminó, lo utilizaron para otras cosas, otros objetivos, en Brasil las favelas por ejemplo. Lo que vuelve ahora es el terrorismo político con viejas prácticas que se reeditan, no porque sí, sino porque los conflictos sociales se elevan, la lucha se agudiza, los pueblos se empoderan y la estructura tambalea. La reacción es aterrorizar con la muerte.
Nos solidarizamos con la lucha de compañeros y compañeras en Brasil y Argentina para que la impunidad del Estado se quiebre de una vez y continuamos firmemente con nuestra peleaen esta región para que la muralla de la impunidad caiga.

¡Ni olvido ni perdón!
¡No mires para otro lado, fue y es el Estado!

26 de diciembre de 2017

Crónica: Así escrachamos a Cedrés

Crónica de un Escrache.

Muchos nos preguntan por qué hacemos escraches, qué pretendemos, qué logramos con ellos. Algunos piensan que no es suficiente, otros nos mandan a laburar y a otros tantos les parece una medida justa y por eso nos acompañan, ya sea participando el mismo día del escrache o mostrando su adhesión de una u otra forma en los días previos.

Para nosotros/as, un Escrache es una forma de justicia centrada en la condena social. Podríamos apostar a la justicia tradicional que ofrece el Estado, pero en las décadas que han pasado, sólo un puñado de torturadores han sido procesados, la mayoría de ellos alojados en el hotel… bueno en la cárcel vip de Domingo Arena, otros en sus casas como si fueran cualquier vecino, y la gran mayoría, (más de 600 de los peores criminales; violadores, asesinos, secuestradores, ladrones… en fin torturadores) se encuentran libres disfrutando de la más absoluta impunidad. Entonces cobra sentido el Escrache.

El escrache va más allá del día de la movilización y de la mucha o poca gente que vaya. Un escrache en la interna empieza con las discusiones y preparaciones, y hacia afuera el día que largamos la primera convocatoria. Durante ese tiempo que transcurre desde el primer aviso muchas cosas se van moviendo, vecinos que hasta ese momento ignoraban quién era ese “viejecito” que paseaba por el barrio, de golpe se enteran que es un torturador, gente que los rodea empieza a preguntarse si les convienen o no verse involucrados con esas lacras. La prensa (cuando no cayán) empiezan a sacar la noticia y buscar opinión, el milico cuando sale de su casa se encuentra con su rostro empapelando las paredes de su barrio, y ya no se siente tan tranquilo…

El escrache puede que no sea suficiente, pero les molesta, vaya que sí les molesta.

Realizar un Escrache no es tarea fácil, requiere mucha discusión sobre los objetivos, lo oportuno o no de la movida etc. También requiere un análisis de la coyuntura hasta finalmente elegir el blanco a escrachar. Luego viene la parte de las comprobaciones, los datos, prontuario y finalmente la concreción.

Al inicio de este año, cuando planificamos las actividades que haríamos, evaluamos que si bien todos los escraches realizados fueron más que justos, no estábamos empleando todo el potencial de la herramienta. Realizamos escraches a figuras cuyos rostros y nombres eran más que conocidos, de hecho algunos han sido procesados aunque haya otros como Armando Mendéz, -uno de los personajes más siniestros- que aún se mantienen con la más absoluta impunidad. Pensamos que era el momento de ir a por los cientos de desconocidos, ir a por esos rostros que no se conocen aunque sus nombres figuren en varios expedientes estancados en los juzgados… ir a por los que se creen olvidados, intocables… impunes.

Y así surgió el nombre de Gullermo Cedrés. Si bien en este caso no se trató de un nombre desconocido si nos planteaba otra dificultad: su nombre no aparecía en ninguna denuncia que supiéramos y aunque para nosotros/as las razones por las cuales merecía un escrache estaban más que claras lo difícil estaba en cómo trasladarlo hacía los demás.

Así que establecimos varias premisas que abordar en este escrache.

1-La responsabilidad institucional: Dejar claro que todas las atrocidades cometidas no fueron producto de un grupo de sicópatas que actuaron por su cuenta. Acá hubo un plan sistemático para exterminar a todo aquel que actuara, pensara o acordara con la idea de una revolución. La práctica establecida para este exterminio fue el secuestro, el asesinato, la violación, el robo, la tortura y la desaparición.

2- Todos son responsables: Fue tan culpable el que daba la orden, el que conducía a los compañeros y compañeras a la tortura, el que callaba etc… como el que aplicaba la picana.

3-No hace falta una denuncia para señalarlo como torturador: Sabemos por todos los testimonios de quienes sobrevivieron a las torturas, que no siempre se pudo identificar a su torturador, o están los casos de quienes hasta el día de hoy por una u otra razón no han querido hacer la denuncia en los juzgados, y sabemos que cualquier militar, sin importar su rango, si estuvo en un batallón u algún otro centro de tortura tiene algún crimen en su haber.

3-Defender a los torturadores te hace igual de responsable: Cedrés ha salido muchas veces a defender a la fuerza militar, se podría llenar páginas sobre sus dichos, pero la conclusión clara es que en su rol de portavoz, llevó adelante una defensa de lo indefendible, una defensa que avala y oculta los hechos cuando no lo distorsiona. Si Cedrés no hubiera estado en el Batallón Florida, si no fuera parte de esa casta de muerte, sólo por sus dichos se torna responsable.

Se vino el Escrache


Y es así que un par de semanas atrás (aunque en la interna empezó mucho antes) largamos la campaña del Escrache a Cedrés.

La consigna usada fue: “Para el verdugo, para el que encubre, para el que los defiende; Condena Social”, frase que entendimos sintetizaba las razones del por qué decidimos escrachar a este militar.

Fuimos varias veces a su barrio en diversas actividades de propaganda. Repartimos volantes, pegamos afichetas, realizamos pintadas... estas últimas tuvimos que hacerlas varias veces ya que al otro día aparecía borrado, primero el nombre y luego ya directamente borraban toda la convocatoria.

Cada vez que fuimos al barrio tuvimos una buena receptividad por parte de los vecinos que se desayunaban acerca de la calaña del sujeto que vivía entre ellos.

Ya a poco de realizarse el escrache el Centro Militar sacó un comunicado rechazando al mismo, solidarizándose con su camarada y por supuesto pidiendo a la policía que “actué”.

Esa actuación se tradujo en un operativo con doble vallado, varios efectivos contra las vallas, un camión hidrante, varios tiras, camionetas que nos seguían y todo lo demás que no estaba a la vista. Sin embargo algo debió fallar en la planificación ya que un “despistado” agente se acerco a los manifestantes preguntando si sabíamos dónde estaban los policías…

A donde vayan los iremos a buscar…


Sobre las 20 hrs. partimos desde Rivera e Hipolito Yrigoyen rumbo a Almería 4794, fue una marcha pequeña pero con mucho agite. Durante todo el trayecto se fueron pegando carteles con el rostro del militar y al llegar al destino nos enfrentamos a ese doble vallado, el primero cortando sólo la calle y el segundo con el grueso del operativo se encontraba ya más pegado al domicilio de Cedrés desde donde –según se comentaba- alguien miraba todo desde la ventana.

Frente al primer vallado se leyó una proclama elaborada por Plenaria Memoria y Justicia, pero fue leída por varios de los asistentes a la movilización, quienes por medio de la lectura mostraron su adhesión a la medida haciendo suyas nuestras palabras.

Al terminar la lectura, nos movimos hacia el segundo vallado – el más próximo al domicilio del portavoz de los militares- allí cantamos algunas consignas, colgamos una pancarta y se tiraron algunos volantes.

Mientras nos manteníamos frente al domicilio al grito de “no hubo errores, no hubo excesos, son todos asesinos los milicos del proceso”, se apagaron las luces de la cuadra y cayó el carro hidrante…

Nos mantuvimos unos minutos más y finalmente nos desmovilizamos hacia el Devoto.

Así fue este escrache, cargado de memoria en las vísperas del festejo navideño. Así pasamos por ese barrio dejando un testimonio de lucha y el mensaje de que Si no hay justicia, Hay Escrache popular.


Recomendamos ver también: 

Vídeo: Escrache a Cedrés





Postales del Escrache a Guillermo Cedrés


El pasado Viernes 22 de Diciembre, realizamos un Escrache al Coronel (R) Guillermo Cedrés bajo la consigna: Para el Verdugo, para el que encubre, para el que los defiende... CONDENA SOCIAL!!!

La marcha partió desde Rivera e Hipolito Yrigoyen, y termino frente al vallado de Almería y 18 de Diciembre. Allí se leyó una proclama colectiva, se señaló al lugar, se pegaron algunas afichetas etc..

Si no hay Justicia, hay escrache popular!!!









Recomendamos ver también: 



Vídeo: Escrache a Cedrés

Fotos: Escrache a Guillermo Cedrés


El pasado Viernes 22 de Diciembre, realizamos un Escrache al Coronel (R) Guillermo Cedrés bajo la consigna: Para el Verdugo, para el que encubre, para el que los defiende... CONDENA SOCIAL!!!

La marcha partió desde Rivera e Hipolito Yrigoyen, y termino frente al vallado de Almería y 18 de Diciembre. Allí se leyó una proclama colectiva, se señaló al lugar, se pegaron algunas afichetas etc..

Si no hay Justicia, hay escrache popular!!!




Recomendamos ver también: 



Vídeo: Escrache a Cedrés
Crónica: Así escrachamos a Cedrés

13 de diciembre de 2017

Comunicado: ¿Por qué escrachamos a Cedrés?



La lucha por verdad, memoria y justicia está viva.


Esta memoria define a un torturador.

El torturador conjuga todos los crímenes imperdonables que alguien puede ejecutar.

Señalar a alguien como torturador es decir: secuestró, encarceló,   violó, asesinó, robó. Es marcar que torturó y tortura porque la desaparición es el tormento prolongado en el tiempo.

Todos crímenes aberrantes que indignan al espectador que lo escucha.

Indignación que se transforma en justa bronca.

Bronca que crece ante la conciencia que la mayoría de estos torturadores andan sueltos, viviendo entre nosotros, amparados por la maldita impunidad.

La responsabilidad. ¿Dónde está?, ¿de quién es? 

El tiempo pasa…a tantas décadas faltan demasiadas piezas que hallar para armar este puzle. Gracias a los testimonios de miles de compañeras y compañeros se ha  armado una lista con cientos de nombres de torturadores identificados, pero sigue incompleta. Faltan muchos, que tienen responsabilidad real y se han mantenido absolutamente impunes. Algunos han pasado inadvertidos.  O por la función en el sistema de tortura que cumplieron. O porque simplemente, no siempre, las víctimas sobrevivientes al horror tuvieron la posibilidad de reconocer. O porque no pudieron individualizar a todos los responsables. O porque aún las victimas no han podido hablar.  

El que no haya ninguna denuncia concreta de tal o cual militar ¿hace que este sea inocente?

La tortura -para cualquier propósito que sea y en nombre de quien fuere- requiere un torturador.

Torturador es aquel individuo responsable de planear y de causar dolor a otros.

¡Qué difícil se nos hace decir lo que vamos a decir!

En el sitio donde nadie dice una palabra.
Donde alguna persona es desnudada.
Rociada con agua
Amarrada
Donde otro comienza a aplicar descargas eléctricas hay un torturador.
El que ordena
El que mira
El que sabe
El que censura cartas
El que ordena que no se pueda cantar
El que te suspende la visita
El que maltrata al familiar
El que desnuda a un bebé. El que se lo roba, o sabe que se lo robaron.
El que lo entrega sonriente a una pareja que criara a esa niña bajo su código militar.
El que piloteo un avión y vio abrir las compuertas para tirarlos al mar
El que te llevó la comida y te vio desnuda y herida.
El médico asesor que te colocó en el pecho el estetoscopio  y dijo: pueden seguir
Dónde te empujan y ultrajan está el torturador. Actuando u ordenando.


Plenaria Memoria y Justicia, en cada escrache, en cada acto de condena social que ha realizado siempre ha sostenido que más allá de marcar la responsabilidad individual de determinado torturador, hay una responsabilidad institucional del Estado. Bajo esta opresión capitalista se enseña a torturar. La institución militar en pleno, quienes la sostienen, quienes la integran e integraron, quienes la defienden son responsables.

Acá no se trató de algún sicópata suelto al que se le fue la mano.

Acá hubo un plan sistemático y coordinado.

La tortura, el asesinato, el secuestro, el robo, no fueron excesos, fue la modalidad establecida por la institución militar y su obediencia debida.

Los mandos daban órdenes y los subordinados acataban…

TODOS SON RESPONSABLES.
TODOS SON TORTURADORES.


Después de tanto dolor, de tanta resistencia, de tantos testimonios, no podemos caer en la ingenuidad de creerle a algún militar que declara que: no sabía nada, que no hizo nada, que donde estuvo no pasó nada.

Es tan responsable el que dio las órdenes, el que conducía a los compañeros y compañeras a los “interrogatorios”, el que estaba en los centros de tortura escuchando los gritos sin hacer nada como el que el torturaba.

Es tan responsable el que aplicó la picana como el que hoy décadas después sigue callando y defendiendo el Terrorismo de Estado en nombre de haber salvado la patria.

Es por esto que los convocamos a sumarse al Escrache al Cnel. Guillermo Cedrés Burlando: Otro torturador impune

Viernes 22 de Diciembre:
Nos concentramos a las 19 Hrs. en Rivera e Hipolito Yrigoyen para marchar rumbo a su domicilio en Almería 4794

Para el verdugo
Para el que encubre
Para el que los defiende
CONDENA SOCIAL


7 de diciembre de 2017

Convocatoria: Escrache a Guillermo Cedrés

 "Para el verdugo que mandó esta muerte",

Este 22 de Diciembre a las 19 hrs. nos concentramos en Rivera e Hipoloto Yrigoyen para realizar un escrache al Coronel (R) Guillermo Cedrés bajo la consigna:
Para el verdugo,
Para el que encubre,
Para el que los defiende
Condena Social


Los esperamos

30 de noviembre de 2017

Prontuario: Coronel Guillermo Cedrés

¿Merece Escrache?


Fue Teniente Primero y ascendió luego a Capitán en el Golpe de Estado


Es un oficial preparado que estuvo en sitios claves durante el Terrorismo de Estado.

¿Alguien lo denunció?

  • Guillermo Cedrés es el Teniente Coronel Retirado que se puso al frente del antro fascista del Centro Militar.
  • Es el que estuvo en el Penal de Punta de Rieles llevando adelante la política de destrucción,  tortura sicológica planificada en la cárcel de mujeres.
  • Es el que estuvo en el Batallón Florida Infantería 1 del Buceo, dónde funcionó la Inteligencia Militar más selecta y rancia entre ellos Carlos Calcagno, Armando Méndez, Trabal, Cristi, Rebollo, Aguerrondo, Arquímedes Maciel  y tantos más.
  • Es el que estuvo en ese cuartel clave donde fueron asesinados varios compañeros (Alter, Arteche, Fachinelli).
  • Junto con el cuartel de Artillería 1 del Cerro donde estaba ese año la OCOA, este cuartel sirvió de base para fraguar la muerte de Silvia Reyes, Diana Maidanic y Laura Raggio. En ese operativo entre otros estuvo Armando Méndez. Ese abril de 1974 el coronel Aguerrondo y Rapela se enfurecieron. A Silvia la velaron en su casa a pocas cuadras del Florida. Los vecinos armaron un cortejo silencioso para despedirla. Los militares se molestaron por  las flores rojas en mano de las vecinas. ¿Dónde estuvo el actual Tte. Cnel Cedres?. 
  • Esta unidad aparte de ser centro de tortura también cumplió la gala legislativa. Hoy funciona en Camino Maldonado Km 14.
  • Este militar estuvo a cargo entre 1982-84 en el tiempo  que se tiró rápidamente abajo el cuartel, pocos meses antes de la salida de la dictadura entre 1982-84 ¿Por qué el responsable del cuartel Guillermo Cedrés avaló tirar abajo el cuartel? ¿O fue él que lo planificó?.
  • Este Teniente Coronel retirado calló y calla. Se construyó (en tiempo record) un complejo habitacional en el sitio donde estuvo la unidad militar.
  • Un informante militar dijo que allí habían enterrado a varios desaparecidos. Que allí estaba enterrada Elena Quinteros… Aun no sabemos qué sabe el defensor de los impunes.
  • Guillermo Cedres, fue parte de la transformación del Buceo. Desde Luis Alberto de Herrera hacia el Cementerio Inglés y el Cementerio del Buceo, previo a que se edificara el shopping y el  CH98 entre las calles Saldanha Da Gama y Nicolás Piaggio; los militares habían fomentado la prostitución, la distribución de la droga y la prepotencia represiva imperaba en el barrio.


Pero nada dijo ni dice el actual defensor de los impunes.

Esta condena quiere apuntar a borrar la “naturalizada” costumbre de torturar en Cuarteles,  Cárceles y Comisarías para que aquí y allá la memoria, desde su dolor, siga diciendo "no"…

El defensor de sus camaradas (los milicos)
Mientras Guillermo Cedrés fue presidente del Centro Militar señaló en varas ocasiones su postura de defensa y “camaradería” con los militares que cumplieron funciones en la última dictadura, en ellas expresó su molestia sobre los procesamientos de militares denunciados bajo el terrorismo de Estado.

El cúmulo de denuncias por violaciones a los derechos humanos "es algo premeditado", siendo parte de "la escalada de venganza de la que somos víctimas", transformándose en "un tema político y lo tiene que resolver el político", dijo Cedrés en Radio Carve. "El cacique (Mujica) tiene que llamar a los indios y ponerlos de acuerdo, que se arreglen. El puede hacerlo porque tiene suficiente dialéctica, convocatoria y carisma para poder hacer este tipo de cosas."

El procesamiento del general Miguel Dalmao por el "homicidio muy especialmente agravado" de la militante de la UJC, Nibia Sabalsagaray, fue uno de los casos más notorios. "Se trata de un general en actividad, que era alférez en ese momento. No tuvo nada que ver, (y) por estar de guardia se come ese sapo", valoró Cedrés.

Tras confirmarse el fallecimiento del general Miguel Dalmao, primer militar en actividad procesado por delitos cometidos durante la dictadura, Cedrés defendió la inocencia de Dalmao y criticó las acusaciones hechas por la ex fiscal Mirtha Guianze y por su subrogante María Camiño luego. Cedrés insistió en que la muerte de la maestra Nibia Sabalsagaray fue un suicidio y que Dalmao no estuvo involucrado en el hecho, señalando una intencionalidad en el proceso. "Todo lo de ellos está bien y todo lo de nosotros está mal", afirmó en ese sentido.
Sus camaradas consideran a Dalmao “un mártir” y afirman que “es inocente”. También están convencidos que Sabalsagaray se ahorcó en una celda en 1974 cuando estuvo detenida en  el Batallón de Transmisiones Nº 1.
Sabalsagaray tenía entonces 24 años, había nacido en Juan Lacaze, era profesora de literatura y militaba en el Partido Comunista. Un día, en una madrugada de la dictadura (1973-1985), la fueron a buscar a su casa y la devolvieron muerta.

La prosecución de los procesos contra militares, por tanto, puede alterar la paz social, en el sentido de provocar la resistencia por parte de personas inocentes acusadas sin pruebas, señaló. Sin embargo, el Centro Militar seguirá "siempre" manejándose legalmente, intentando "defender a nuestros camaradas".

Cuando Pedro Barneix se suicidó Guillermo Cedrés, lamentó la muerte de su "amigo", así lo recordó, y aseguró que no tuvo "ninguna responsabilidad" en la muerte de Aldo Perrini en 1974 por el que fue procesado.

Cuestionó además que "los servidores públicos no han sido resarcidos económicamente y sí las personas que han combatido al Estado uruguayo".

Cedrés reduce los Crímenes de Lesa Humanidad a problemas personales, de venganza y de antipatía.

En enero del 2011 manifestó que hay una "profunda inquietud" en filas castrenses por la convocatoria masiva en febrero (por los restos del profesor Julio Castro encontrados en el Batallón de infantería N.14) para que respondan por las torturas cometidas en los cuarteles durante la dictadura. "Nos parece algo muy ambiguo y grave, porque por una cuestión así se corre el riesgo de que llamen al voleo a cualquiera. Alcanza con que se tenga antipatía por un militar para que lo denuncien de haber torturado. Es demasiado", argumentó.

A su entender, desde el procesamiento del general Miguel Dalmao y del coronel (r) Juan Carlos Gómez "todo se aceleró. Los procesaron sin tener ningún elemento probatorio. Para toda la sociedad quedó claro que mandan a la gente a la cárcel sin pruebas, como dijo la ex ministra de Defensa, Azucena Berrutti. Estos anuncios nos llevan a pensar que puede ser peor". Cedrés siente que el móvil de los denunciantes "es la venganza", combinada con "un tema económico porque cada caso produce mucho dinero en los gastos de abogados. Estamos siendo agredidos por la Justicia. Éstas son cosas que pasaron hace cuarenta años. Con todos los problemas que tiene el Uruguay, con todas las viviendas que se necesitan para atender a los pobres, siguen con estos asuntos".

Capaz que con plata se animan a romper el silencio.

En mayo del 2015 Guillermo Cedrés, consideró que debería haber "algo que motive" a declarar a los militares que tengan información sobre el destino de los desaparecidos.

Cedrés fue consultado […] luego del acto de aniversario de la institución que agrupa a los retirados militares. En declaraciones recogidas por Subrayado, Cedrés recordó que "en el ámbito de la Justicia, el indiciado no comete falso testimonio, por lo que puede perfectamente no decir lo que hizo".

Por ese motivo, consideró que las personas que tienen información sobre los desaparecidos no lo dirán "si no hay algo que los motive". De todos modos, advirtió que "conmigo y con el 99 % de la Fuerza no van a averiguar nada porque no sabemos".

Plan Cóndor que no se llama Plan Cóndor sino coordinación entre los países para combatir el “terrorismo ideológico”

En conversación con Montevideo Portal, Cedrés señaló que no reconoció la existencia del Plan Cóndor, sino de coordinación entre los países de la región para combatir la Junta Coordinadora Revolucionaria. “Yo no le puse nombre”, dijo el militar, agregando que en aquel momento no se hablaba del Plan Cóndor como tal.

Para el militar, la coordinación entre los gobiernos “existe y debe existir” y comparó las coordinaciones de aquel momento con las que ahora realizan los gobiernos contra el narcotráfico.

“Para mí el terrorismo ideológico es igualmente terrible que el narcotráfico porque conlleva matar a cualquiera. Dicen ser inocentes pero eran secuestradores. Hugo Cores, Adalberto Soba y todos esos eran secuestradores y torturadores”, señaló.

Los restos de maestro Julio Castro, la teoría de los dos demonios y la negación del hallazgo en el predio del cuartel

En el 2011 Guillermo Cedrés es entrevistado para “En la mira VTV”, fue cuestionado por las prácticas de tortura y ejecución que hicieron los militares en la última dictadura, se hizo hincapié en la cuestión de los restos encontrados del maestro Julio Castro secuestrado por la dictadura cívico-militar en agosto de 1977 cuyos restos fueron encontrados en octubre del 2011 en los predios del Batallón de Infantería N.14 en Toledo.

El entrevistador le hace una pregunta que parafraseada sería la siguiente: ¿Cómo es posible que entierren un cuerpo (con la vigilancia y la seguridad que hay en un predio militar)? Cedrés responde “Lo enterraron en un predio que estaba fuera del cuartel, ¿no?, está cerca pero está fuera del cuartel, no tenía custodia militar, el centinela más cerca estaba a un kilómetro de allí, o sea no, no, no había quién controlara eso” y refiere que los enterramientos de otros estaban fuera de los predios del cuartel.

En esta entrevista Cedrés vuelve a llevar la sistematización de la tortura militar al plano de lo personal, los que torturaban “eran una ínfima minoría que eran los oficiales que se encontraban en los servicios que tenían que actuar directamente […] nosotros nunca recibimos la orden de matar a nadie, ni recibimos una orden de torturar a nadie.”

¿Qué pasa con el “pacto de silencio”?

“Lo rechazo, yo nunca lo sentí, en este tipo de operaciones hay una discreción en todas las acciones y los hechos, incluso hay una natural discreción para salvaguardar nombres de personas que han aportado informaciones, esto no es una cuestión pública que unos salga y lo comente al otro día y haga comentarios como si fuera un partido de futbol es una cosa bastante seria y reservada, con el secreto ese se evita dar a conocer nombres de personas.”

“Si existiera un pacto de silencio sería individual y no a nivel de su institución informó para TNU.”

2016 / Robo de archivos del equipo de antropólogos que investigan los hallazgos de los cuatro desaparecidos en los predios del cuartel

El robo se hizo en la oficina que estaba ubicada en una vivienda situada sobre la calle Paysandú y Magallanes, por fuera de lo que es el edificio central de la Facultad, se llevaron archivos de papel y un disco duro. Los autores además marcaron en un mapa colgado en la pared los domicilios de cada uno de los investigadores que integran el equipo, en una clara actitud de amenaza.


Durante la semana Santa, el equipo de investigadores volvió a su oficina y constató que el lugar había sido violentado y que varios discos duros de las computadoras existentes en el lugar habían sido formateados y que faltaban discos rígidos externos. Allí había información vinculada a causas judiciales que, en muchos casos, no estaba respaldada.