Portada

Memoria: Rescate de las ideas y lucha de Ibero Gutiérrez

La lucha por la memoria –para nosotros- es un compromiso tan importante como el señalamiento de los terroristas de Estado de ayer...

2 de agosto de 2016

Comunicado: Les duele el Escrache


Comunicado de Plenaria Memoria y Justicia ante la denuncia de Gavazzo y familia acerca de nuestra lucha.



Las abogadas del Centro Militar (las Dras. Figueredo y Gavazzo), en nombre de la esposa del genocida, luego de no salir de su casa para el cumpleaños de 15 de una de sus nietas, presentaron varias denuncias contra una organización de DD.HH.

La acusación hacia una de las manifestantes (una de las más de 50 personas que allí estábamos), la compañera Irma Leites, es porque aparentemente incurrió en los delitos de "injurias, hostigación al odio y desprecio, violencia privada. Es hacia ella porque "fue la única que se pudo identificar", porque no quiso decir los nombres de quienes estaban allí como se lo pidieron en audiencia.

Claramente el victimario pretende no solo ponerse en lugar de victima pero lo que es peor Gavazzo, su esposa y las abogadas del Centro Militar, pretenden desvirtuar la realidad o definitivamente la desconocen.

¿Cómo se le dice a una persona que está condenado por 28 homicidios? ASESINO ¿Dónde está la "injuria"?. Los propios testigos presentados por la milicada, el único "insulto" que escucharon es "Gavazzo asesino". Eso no es injuria, es solo parte de una verdad que hasta el propio Poder Judicial confirmo en sentencias una y otra vez.

El Sr. Gavazzo no salió de su casa porque no quiso enfrentar el repudio y porque la policía de Bonomi (sus amigos y guardianes de la impunidad) le soltaron la mano no queriendo quedar pegados a uno de los símbolos vivientes de la tortura y secuestro de niños.

¿Quién puede suponer que estas lacras de habérselo propuesto no hubiera podido ir al cumpleaños de su nieta?

NO FUE PORQUE NO QUISO VER QUE LA GENTE SABE QUIEN ES 
Y NO LO OLVIDA.

NO FUE, PORQUE LA MEMORIA ESTA VIVA 
EN LOS QUE SOBREVIVIERON 
Y EN LOS QUE NACIERON DÉCADAS DESPUÉS.

¿Quién piensa que Gavazzo no hubiera podido salir en su vehículo, como lo hicieron sus vecinos y el propio personal policial que entró y salió del edificio sin dificultad alguna? Para que haya violencia privada debe existir una amenaza real, concreta o el ejercicio de la fuerza. ¿Entonces donde está la violencia privada?

La violencia está en los desaparecidos que Gavazzo sigue desapareciendo. La violencia está en los niños que secuestró y vendió.

Se acusa a los manifestantes de hostigar a la violencia y desprecio. ¿Deberían las organizaciones sociales reivindicar el actuar de un homicida, torturador, secuestrador de bebes niñas y niños?, ¿Deberían llamarse al silencio y no hacer públicas las denuncias hace décadas se escribieron, publicaron y  posteriormente que se reiteraron en los juzgados?

¿Sabrá entender el Poder Judicial, que eso no es posible, por el bien de la defensa de las libertades?, en memoria de los y las víctimas directas, por el futuro, en cada oportunidad debe recordarse quienes fueron y que hicieron los civiles y militares durante la dictadura. 

Se acusa a los manifestantes de haber hecho daños en el edificio. Los propios testigos que propuso la esposa de Gavazzo, reafirmaron que no hubo roturas y que las pinturas que quedan actualmente están en "la vereda" y que las otras ya habían sido removidas a la mañana siguiente (lo que evidencia que las mismas fueron de fácil remoción) ¿Entonces cuál es el daño material? Todas y todos los que estuvimos allí, sabemos que no hubo roturas ni ningún otro tipo de daños.

Entonces, si no hubo delitos, si se sabe que no es la única persona que estuvo allí nuestra compañera ¿entonces por qué  la denuncia? 

Claramente el juicio es al Escrache, al método que Plenaria hizo propio pero que es histórico del movimiento obrero y campo popular, es a quienes no estamos dispuestos a tolerar tanta impunidad, a quienes no esperamos nada que no sea de nosotros mismos y ejercemos la condena social.

Es una vez más la judicialización de la protesta, la criminalización de los que luchan, es el equipo jurídico del Centro Militar que no perdona a quienes no olvidan ni claudican.

¿El Poder Judicial será cómplice una vez más de las patrañas que hacen los asesinos y sus abogados? ¿Continuará con un juicio donde el victimario la emprende contra sus víctimas? ¿Una vez más se alejara de la tan mentada y necesaria justicia?

Plenaria Memoria y Justicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario