Portada

Cobertura: Primeras Jornadas Regionales Anti-Represivas

El viernes 21 de Julio se realizó en el IPA, una charla debate en el marco de las Primeras Jornadas Regionales Anti-Represivas.  Fue...

26 de octubre de 2016

Memoria: Soledad Barrett Presente







Continuando con el rescate de la lucha, ideas, de la memoria de los compañeros y compañeras queremos dejarles una reseña de quién fue Soledad Barrett. La siguiente reconstrucción esta hecho en primera persona, simulando el texto de un diario personal, ya que es parte de una material que hemos editado en el marco del Rescate de Soledad Barrett.




Soledad Barrett, activa militante política (UJC/VPR). Nació en Paraguay, pero siempre fue solidaria con las luchas en Latinoamérica; Brasil,
 Uruguay, Argentina y Cuba. En Uruguay vivió en el barrio Reducto en 1962 dónde fue atacada por un comando nazi. Es asesinada y desaparecida por los militares en Brasil en 1973








Rafael Barrett: español, nació en 1876, emigró a la Argentina en 1903. Se casó con Francisca López.  Vivió en Paraguay desde 1904. Periodista y escritor. Anarquista. En 1908 el mayor Albino Jara da un golpe militar,  anduvo organizando la atención a los heridos por las calles de Asunción. El 3 de octubre de ese año es apresado por las denuncias que publica en “Germinal” – periódico anarquista– Cuando lo liberan, lo destierran a Corumbá, Matto Grosso, Brasil. En 1909 retornó al Paraguay, pero enfermo de tuberculosis va a Francia. Murió allá, con apenas 34 años.


Soy Soledad Barrett Viedma.





Hija de Alejandro Rafael Barrett  y Deolinda Viedma.

Nací en el Paraguay el 6 de enero de 1945.
Me gustan las mesas familiares llenas de risas y debates.
Unos me cuentan: “creciste bajo una sistemática persecución política”, oigo a mi madre decir: “creciste en plena dictadura del general Higinio Morínigo”.
De tanto cuento me veo viajando: cuando tenías tres meses nos exiliamos en Argentina…
Allí estuve hasta los cuatro años luego ¡pudimos retornar al Paraguay!

Es mayo 1954: escucho que hablan de otro golpe, otra dictadura, esta vez fue el general Alfredo Stroessner. Siento miedo. Pero la gente sale a las calles y quiero estar con ellos.

Deseo hacer algo…
Me gusta la escuela de Areguá. Pero nos tenemos que ir.



Con apenas 12 o 13 años, Soledad, ya desarrolla tareas clandestinas transportando mensajes cifrados camuflados en su vestido. Muchas veces era el único contacto posible entre la madre y los compañeros del Partido, a causa de la permanente represión policial a toda actividad contraria a la dictadura.



1961:

Sigo estudiando. Mi padre está preso y lo llevarán a Montevideo. 
No puedo mirar a otro lado. Me entristece el hambre de mi gente.  
Hay revuelo en la casa otra vez…las guerrillas avanzan y la represión se desata.

Tengo 16 años.  Mis hermanas han decidido integrarse a los “Gorriones”.  Estoy con ellas. Las apoyo.

Mi padre y mi hermana Nanny me dicen que simplemente soy “incapaz de huir de los genes revolucionarios del abuelo y de mi padre”.

El abuelo… Rafael, es para mí una leyenda y es mi guía en la vida y me impulsa a mirar a otros. A luchar con otros. Estoy segura que él, sentía con toda sus fuerzas el dolor de los otros.

Sus escritos me develaron cómo trabajaban y vivían los “mensús” trabajando en la yerba mate. Tienen una vida muy triste. Quiero cambiarla.

Nuevamente nos vamos. Esta vez a Uruguay.





“Los gorriones” fueron un grupo vinculado al Frente Juvenil-Estudiantil y al Frente Unido de Liberación Nacional, FULNA, del Paraguay




Julio 1962:

Hoy está frío y hay un poco de viento. Tengo 17 años… extraño mi tierra. Me arrimé a los que quieren cambiar lo triste de esta vida... milito en solidaridad con las luchas en Paraguay y estoy en la UJC.
Hace días sucedió… aún siento los gritos y la sangre entre mis piernas. Fue el 6 de julio.  Un comando neo-nazi  me secuestró y quisieron que gritara:
- ¡Viva Hitler!
-¡Muera Hitler! respondí
La patota insistía
-  Grite ¡Muera Castro!
-¡Vivan Castro y la Revolución Cubana! Respondí.
Sacaron sus navajas y me tatuaron dos esvásticas en los muslos. Me arrojaron a la calle, encapuchada, ahí  cerca del Zoológico de Villa Dolores.  Me llevaron al Hospital de Clínicas. Me curaron.
Me interrogaron -parecían no creerme-una y otra vez como fue que pasó…que rabia ¿creen que pude inventar algo? ¿Acaso no saben que ya sucedió a otros compañeros y compañeras? ¿Acaso no creen lo que empezó a pasar en Montevideo? Pude identificar a uno de la patota. A Pedro Andrade Arregui, pero ¡lo dejaron libre!
Otra vez, todo cambió, ese maldito día para nuestra familia. No quiero irme, pero nos vuelven a perseguir. ¿Volveremos a exiliarnos?
Mis compañeros del PC paraguayo me proponen ir a la Unión Soviética. Por un año. A formarme en estudios políticos en la escuela del Komsomol. Voy a ir  junto con un grupo de jóvenes comunistas paraguayos y con mi hermana Beba. Estoy maravillada, no puedo creer este mundo. Tengo a  Moscú frente a mí. No me dan los minutos ni los días para aprender, para entender



Desde finales de los 50 y durante 1960, se desarrollan columnas guerrilleras del Movimiento 14 de Mayo (Liberal/ Febrerista) y del Frente Unido de Liberación Nacional, FULNA (Comunista).



Argentina 1964- 1966:

¡Vuelvo al Río de la Plata! Ahora es este me sitio  en el mundo. Acá estoy otra vez nuevas amigas, otros compañeros, algo de calma. Las opciones son difíciles. Muchas divisiones entre mis compañeros paraguayos. Muchas resoluciones que tomar.

En Brasil los coroneles sacaron por medios violentos del poder político al presidente Joao Gulart. 

Los paraguayos debatimos los rumbos a tomar.  Con mucho dolor me fui del PCP. He decidido integrarme al movimiento de los Comuneros, quiero volver a Paraguay y seguir la lucha.

Las derrotas son muchas.

 Acá en la frontera de Formosa todos los planes se vienen abajo. 

1967: Cuba

Otra vez apronto mis valijas. Nos vamos a Cuba. Queremos ir a prepararnos para encarar la lucha contra la dictadura militar, somos parte de los que creen en las ideas del Ché, aunque provenimos del PCP.

Acá  en la Habana entramos en contacto con gente de todo el mundo. Hay uruguayos,  brasileros con los cuales intercambiamos.

Hay buenas noticias: en Brasil se creó la Vanguardia Popular Revolucionaria, liderada por Onofre Pintos.  Hay muchos jóvenes ex militares y civiles, organizados contra la dictadura estoy entusiasmada. Me interesa el movimiento de los Marinos.   Entre ellos está José María Ferreira de Araujo. Todo transcurre muy a prisa.  Lo amo.  Nos amamos. ¡Nos casamos!

1968:

14 de Abril: nació acá en Cuba nuestra pequeña. ¡Ñasaindy!
El mundo arde. La lucha avanza.

He conocido en estos días al “Cabo Anselmo”, José Anselmo Dos Santos, también ex marino al igual que José María. Son amigos aparte de compañeros. Estamos dispuestos a volver a luchar al Paraguay pero la situación es cruel. Hay un exterminio de nuestra querida gente…mujeres empaladas, todos los días una  triste noticia nos golpea.

1969:

El capitán Carlos Lamarca, abandonó el Ejército junto a un grupo de soldados y de sub oficiales. Ellos trajeron armamentos y municiones para fortalecer a la guerrilla.  Estoy ansiosa.

1970:

José María, retornó a Brasil junto  a Edson Neves Quaresma. Tienen  la misión de preparar el retorno del Cabo Anselmo. Estamos convencidos de que es clave para la lucha contra la dictadura. Me voy a Santiago y a Montevideo. En Uruguay hay gran efervescencia, quiero pasar por allí antes de las elecciones. Ver a los amigos, a los compañeros., darles un abrazo, saber en que andan. Me entusiasma la idea de esos reencuentros. Tengo que preparar mi retorno a Brasil.

1971:

Comienza un nuevo año. Estoy yendo a Brasil, no puedo más de angustia, no sé nada de José María. Yo no soy yo, otro nombre, otra identidad. Todo debe ser estrictamente cuidado, compartimentado. Y pregunto y pregunto… Los compañeros me dicen –lo que no quería oír- que en julio de 1970 fue detenido, torturado y asesinado por el  DOI-CODI SP (aparato policial represivo de San Pablo) el 23 de setiembre de 1970.
Mi tristeza no encuentra palabras. Presiento que comienza una etapa de mi vida llena de tragedias. No encuentro la calma. Me entrego a la lucha, vuelvo una y otra vez a lo que somos. 

Julio:

José María, te extraño y recuerdo nuestros entusiasmos, mirábamos deslumbrados la participación de la juventud por el mundo, “El Mayo Francés”, “La Primavera de Praga”, que conmovió a Checoslovaquia y puso en jaque a la burocracia stalinista, “El Cordobazo”, que sacudió a la Argentina y a todos los que luchábamos en la región. Estudiantes y obreros pusieron casi en retirada a los militares argentinos. En Paraguay hubo protestas sociales en 1969; en Uruguay se da el auge de los “Tupamaros”; en Argentina “Montoneros” y el “Ejército Revolucionario del Pueblo”, todo nos alienta a seguir la lucha. ¿Por dónde? ¿Dónde? Quiero volver a Paraguay, pero lucho acá. 

Agosto:

Nos replegamos. La lucha sigue por la liberación de los presos.
El Cabo Anselmo: estuvo preso desde el 30 de mayo de 1971.

Octubre:

“O Cabo Anselmo” va a liderar los trabajos en el terreno. Nos volvemos a encontrar. Entre la represión, la tristeza y la lucha me volví a enamorar, me apasioné con Anselmo.

Noviembre:

Llegan malas nuevas la Vanguardia Popular Revolucionaria, fue devastada por polémicas internas, compañeras asesinadas, miles de prisioneros.

1972:

Los compañeros incursionen en el Nordeste del Brasil. La iniciativa estaba apoyada por Onofre Pintos, refugiado en Chile. Hay muchos rumores de infiltrados, de delatores. Me aflige esta incertidumbre. ¿Quién es quién en esta oscuridad? La confianza esta resquebrajada.

1973:

Un nuevo año. Muchos planes.  Muchos desafíos acá en Olinda.
Estoy llevando mis blusas a la boutique “Chica Boa".

8 de enero:



Hace dos días he cumplido 28 años. Sigo junto a Anselmo. El es un militante aguerrido, combativo, pragmático, un “fierrero”, más que un teórico. El grupo guerrillero está integrado por  Pauline, cuatro hombres y yo.

Cada vez corren más rumores, algo se va quebrando.  La muerte nos acecha. Muchos han sido asesinados; muchas torturadas y apresadas.

La revolución no debe claudicar aunque sea incierto el presente. Espero seguir viva.
De a ratos el canto y la danza me animan. Cuando canto cielitos, como lo hacemos las mujeres paraguayas, aunque esté lejos,  – acá en Brasil- cara al cielo, vuelvo a sentirme en armonía como cuando era niña… se que una mujer que se alzó en armas para defender los intereses de los sectores sociales de los oprimidos puede terminar asesinada, traicionada o presa.

Espero seguir viva.

Espero que algún día valoren la belleza, reflejada en una vida dedicada a la lucha.
Espero. Hace calor acá en Pernambuco. Espero que se de vuelta la torta. No puedo permanecer indiferente ante el despotismo y la cruel vida de los oprimidos… mi abuelo escribió “El dolor paraguayo” y ese dolor aún está ahí. Por todas partes…


Soledad Barrett fue enterrada como NN indigente en un cementerio. Aún está desaparecida. 




Cabo Anselmo: compartió el acto  con João Goulart el 30 de marzo de 1964 durante la rebelión de los marineros. Nació el 13 de febrero de 1941 en Sergipe. En 1958 ingresó a las FFAA y cuatro años más tarde se afilió a la Asociación de Marineros y Fusileros Navales de Brasil (Amfnb), y llegó a ser presidente. Se incorporó a VPR en Brasil. Participó en la Habana en la Conferencia de la OLAS (Organización Latinoamericana de Solidaridad). 

Se entrenó en Cuba.  Según versiones, estuvo preso en 1971. Anduvo por toda la región del Sur de AL.

Entregó a muchas guerrilleras y guerrilleros. Delató a Soledad y su grupo. Fue su verdugo. 

Retornó a Brasil en 2008 declarando “Salvé a Brasil del comunismo en 1964 y quiero ser candidato presidencial”. Desde cuando fue infiltrado de los servicios de Inteligencia sigue siendo tema de debate.



Entradas relacionadas

Vídeo: Mural homenaje a Soledad Barrett;

Actividad en el marco del Rescate a Soledad Barrett. Fotos y Vídeo

Comunicado: Rescate a Soledad Barrett ;
Comunicado de Plenaria Memoria y Justicia convocando a las actividades en el marco del Rescate a Soledad Barrett

Vídeo Volante;
Pique anunciando el próximo Rescate, en esta ocasión será Soledad Barrett

No hay comentarios:

Publicar un comentario