Portada

Primeras Jornadas Regionales Anti-represivas

Ante la generalización de la represión en las luchas sociales, la infiltración en las movilizaciones y acciones sindicales. Frente a l...

21 de junio de 2015

Prontuario: José Nino Gavazzo



José Nino Gavazzo es uno de los personajes más siniestros de la historia del Uruguay, cuenta con una gran cantidad de denuncias, tortura, asesinato, secuestro, robo de niños, violaciones y diversos tipos de delitos económicos forman parte de su legajo

Nació el 2 de octubre de 1939, casado, tres hijas. Actualmente se encuentra preso en la cárcel VIP, en el Hospital Militar, de vuelta en su casa.


Está procesado por el asesinato y desaparición del maestro Julio Castro pero todo reducido a penas de “Asesinatos especialmente agravados” 

Esta procesado por el caso de los secuestros y desapariciones de Mechoso, Soba, Duarte, Barrios, Simón. Actuó con Aníbal Gordon en Orletti. 

Estuvo en el Centro Clandestino de la CASA de Punta Gorda, llamado el Infierno chico. En la casona de Millán 

ESTA PROCESADO POR 28 HOMICIDIOS ESPECIALMENTE AGRAVADOS INCLUYENDO EL DEL MAESTRO JULIO CASTRO 

Realizar un prontuario completo -aunque es necesario- resulta difícil, así que les dejamos un resumen de su trayectoria criminal realizada por Roger Rodríguez.


Carrera militar

Ingresó al Ejército el 1º de marzo de 1956, en el Arma de Artillería. Cuatro años más tarde revistaba en el Grupo de Artillería Nº 5. En 1966, con el grado de capitán, se desempeñaba como instructor en la Escuela Militar.

En 1970 viaja a Estados Unidos donde, como otros militares de su tiempo, recibe instrucción norteamericana en lucha “insurgente”, especialización que él mismo complementaría en la práctica en el futuro. Un año después, ya con el grado de mayor, aparece en la Región Militar IV con asiento en Minas.

Entre 1972 y 1973 está en el S2 (inteligencia) de la División de Ejército I. Es cuando se le tomó la histórica foto en la que, de lentes negros, vigila en la Plaza Independencia a quienes apoyaron al presidente Juan María Bordaberry en su decisión de disolver las cámaras aquel 27 de junio de 1973.

En ese período se había transformado en un particular alumno del general Ramón Trabal, bajo cuyo mando participó en la represión contra el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros e incluso en las negociaciones del Batallón Florida, durante la tregua del “estado de guerra interno” en el país.

Entre 1974 y 1975, Gavazzo actúa en el S2 del Grupo de Artillería Nº 1, integrado a la Oficina Coordinadora de Operaciones Antisubversivas (OCOA), con la que Uruguay participó en la coordinación represiva de las dictaduras de la región constituida en Chile bajo el nombre de “Plan Cóndor”.


Barrios, Soca, Miranda…

Entonces es que el militante tupamaro Washington Barrios es secuestrado en Argentina (17 de setiembre de 1974) y cinco meses después (21 de abril de 1975) su esposa, Silvia Reyes, es asesinada junto a Laura Raggio y Diana Maidanick, en un operativo militar sobre su casa en el barrio Brazo Oriental.

También en ese tiempo se realiza en Buenos Aires el secuestro de seis uruguayos que trasladados a Montevideo fueron recluidos en el centro clandestino La Casona de Punta Gorda. Cinco de ellos fueron fusilados en Soca como “represalia” por el asesinato del general Ramón Trabal en París.

En esa etapa, otras víctimas serían militantes del Partido Comunista del Uruguay (PCU), incluso en Argentina, desde donde se iniciaron los traslados ilegales de detenidos, a quienes llevaban al centro clandestino de represión “300 Carlos” ubicado en los fondos del Batallón de Infantería Nº 13.

En ese marco se produce el secuestro del escribano Fernando Miranda, cuyo cuerpo fue recuperado, enterrado, junto a la cancha de fútbol de la unidad militar de la Avenida Instrucciones, donde se supone que podrían haber desaparecido otros seis militantes comunistas y la maestra Elena Quinteros.

En 1976, Gavazzo era el 2º jefe del Departamento III del Servicio de Información y Defensa (SID) con sede en Bulevar Artigas y Palmar, base de operaciones en los operativos de secuestro, tortura, asesinato y desaparición de los militantes del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) en Buenos Aires.

Zelmar, Orletti, los vuelos…

Ese año se concretan los asesinatos de Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz, Rosario Barredo y Willian Whitelaw y la desaparición de Manuel Liberoff, antes de que, con el golpe de Estado en Argentina (24 de marzo), se encarnice la represión contra los uruguayos que se habían exiliado en el vecino país.

En Buenos Aires, Gavazzo comanda la contraparte uruguaya de la cordinación represiva en el centro clandestino Automotores Orletti, donde con la banda del paramilitar Aníbal Gordon y elementos de la Policía Federal se concreta el secuestro y desaparición de medio centenar de militantes del PVP.

La mitad de ellos fue trasladada a Uruguay el 23 de julio de 1976 en un vuelo piloteado por el actual comandante en jefe de la Fuerza Aérea, brigadier Enrique Bonelli, y fueron presentados como “capturados” en un falso operativo en Shangrilá que el propio Gavazzo narró en un comunicado de la Dinarp.

El resto de los militantes del PVP también fue trasladado a Montevideo en un “segundo vuelo”, piloteado por el ex comandante José Malaquín, y, entregados al Ejército, habrían sobrevivido un mes en una base desconocida antes de ser asesinado y enterrados, probablemente, en una fosa común no reconocida.

Apadrinado por el general Amaury Prantl desde el SID, Gavazzo operó en la interna militar desde la publicación “El Talero” contra las aspiraciones presidenciales del general Gregorio Alvarez. El 24 de agosto de 1978, el Goyo le dio la baja con el grado de teniente coronel por su resolución Nº 53/495.

Desacato, extorsión, impunidad…

En los años siguientes Gavazzo se dedicó a negociados en la actividad privada, hasta que, tras la reinstitucionalización del país y denunciado por sus crímenes, se negó a comparecer ante la Justicia. Desacato que esgrimió el presidente Julio María Sanguinetti para aprobar la Ley de Caducidad en 1986.

Casi un decenio después, el 7 de enero de 1995, LA REPUBLICA titulaba que Gavazzo había sido procesado con prisión por el delito de “extorsión”, en el marco de una falsificación de dólares por la que el juez penal Eduardo Borges también envió a la cárcel a su socio, el policía Ricardo “Conejo” Medina.

En los últimos años, Gavazzo ha exhibido su impunidad desde sonrientes fotografías que la prensa le pudo tomar durante el casamiento de una de sus hijas frente al registro civil o en los entierros de otros represores, como el inspector Víctor Castiglioni o el coronel Lamy.

El pasado 9 de febrero, en la fecha de fundación de la Brigada de Artillería Nº 1 (coincidente con la insubordinación militar de 1973), Gavazzo repartió sonrisas y saludos durante el acto oficial organizados por los actuales mandos militares del gobierno del presidente Tabaré Vázquez. En la víspera el militar retirado compareció en pocas horas ante los dos juzgados penales que investigan el secuestro de Washington Barrios en Argentina, y el posterior asesinato de su esposa en Montevideo.

Debió ser escoltado y protegido por la brigada policial de operaciones judiciales.


Antecedentes de Gavazzo como militar de la dictadura





No hay comentarios:

Publicar un comentario