Portada

Cobertura: Primeras Jornadas Regionales Anti-Represivas

El viernes 21 de Julio se realizó en el IPA, una charla debate en el marco de las Primeras Jornadas Regionales Anti-Represivas.  Fue...

17 de abril de 2016

Comunicado: Ante el procesamiento de Asencio Lucero Machado


Un Lucero que nunca iluminó


Sigue siendo noticia que los represores confesos no son penados como torturadores, que el Poder Judicial, y en este caso, la jueza 1° instancia en lo Penal de 16° turno Julia Staricco, utilice artilugios legales para no llamar a alguien por sus actos, para no decirle torturador. Sigue siendo Noticia que “los Viejitos” están enfermos y por eso deben ir a pasar sus últimos días a sus cálidos hogares y no a la cárcel como cualquier preso, no obstante que la mayoría de esos otros presos no son torturadores ni cómplices de un plan sistemático de muertes, desapariciones ni torturas. Las cárceles rebasan de delitos contra “la propiedad”.

El pasado 13 de abril fue noticia que se condenó al ex militar y represor Asencio Lucero por “reiterados delitos de privación de la libertad especialmente agravados en reiteración real y entre sí”, y no por torturas, así requerido por el fiscal, debido a que según Staricco “al momento que se dieron los hechos imputados, el delito que estaba vigente era el previsto en el referido artículo [el de privación de libertad] y no el delito de Torturas, que fue establecido como delito recién con la aprobación de la ley 18.026”.

Sin embargo, la justicia ciega, se olvida que las torturas son delitos reiterados en el tiempo, que por declaraciones y testimonios duraron 11 años -1972/1983-, pero que en la vida de las y los detenidos que padecieron las peores vejaciones, siguen hasta la actualidad. Siguen perpetrándose en cada declaración que Lucero da a la prensa o a la justicia admitiendo libremente y con total impunidad que las torturas: “pasaban desde los famosos ‘plantones’, ‘submarinos secos’ o ‘con agua’, torturas sicológicas, impedirles dormir, prohibirles las visitas, el uso de la picana, entre otros; incluso hasta la desnudez en el caso de las mujeres, porque ellas eran más ‘sensibles’, cosa que quizás a los hombres los afectaba de menor manera. Por tanto, sabiendo de la sensibilidad de las mujeres, utilizaban su cuerpo, en este caso dejarlas al desnudo, para obtener información”.

A lo antedicho hay que agregar que no ha sido penado en Uruguay ningún represor por las violencias sexuales, físicas y psicológicas contra las mujeres detenidas, por el hecho de ser y definirse como mujeres, luchadoras, politizadas y conscientes. En general, estos abusos no han sido tenidos en cuenta a la hora de condenar genocidas. La justicia dice que los delitos sexuales son delitos “difíciles de probar”, no importan los testimonios de las compañeras que cuentan que estuvieron horas de plantón desnudas, no importa que dijeran que fueron manoseadas o violadas, en todo caso será privación de la libertad, o con suerte será delito de torturas como el resto de las torturas, aunque sabemos muy bien que no es lo mismo.

Y como si fuera poco, el Regimiento de Caballería Nº 9, donde Lucero fue Capitán  a partir de 1972 y por cerca de ocho años se desempeñó como encargado de Inteligencia, y le sirvió de centro de detenciones y torturas, lugar donde se han denunciado enterramientos de cuerpos,  lugar que debería ser preservado y destinado para investigación y memoria, se convirtió en una dependencia del SIRPA, hoy pasando a formar parte de una dependencia del MIDES. El estado haciendo oídos sordos una vez más.

Alguien que confiesa torturas no es torturador. El poder judicial como cómplice, el estado que dice estar haciendo “todo lo posible” nos deja con sabor a poco. Esa indignación que crece día a día al ver como militares que mataron, desaparecieron, torturaron siguen en sus casas, como cualquier otra persona, como si nada hubiera pasado, como si la historia no hablara.

Las esperanzas en estos sistemas amnésicos, degradantes, denigrantes nos reafirman la necesidad de salir a las calles, de seguir haciendo justicia con escraches, gritando, rompiendo el silencio que mantienen y garantizan las autoridades y la justicia.

No queremos más cuentos posibilistas, queremos justicia. Queremos que los que saben cómo se tejen los hilos del entramado de la impunidad sean descubiertos y podamos reconstruir cómo fue que los mecanismos represivos y de inteligencia llevaron a cabo sus planes macabros. Queremos que se diga cómo se llevó adelante el plan Cóndor y cómo sigue operando Estados Unidos en nuestra América, no es casualidad el Tour de Obama por estos sures. El control con el guardián, las cámaras de seguridad, los miles efectivos de la “nueva” policía, la supuesta guerra contra el narcotráfico, siguen siendo una farsa para seguir colonizándonos, controlándonos y llenándonos de miedos.

Porque un pueblo sin memoria y con miedo es un pueblo oprimido, porque los opresores siguen impunes.

Por todo eso seguiremos luchando.
No olvidamos, no nos reconciliamos, no perdonamos.
Si no hay justicia habrá escrache.


Plenaria Memoria y Justicia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario