Portada

Cobertura: Primeras Jornadas Regionales Anti-Represivas

El viernes 21 de Julio se realizó en el IPA, una charla debate en el marco de las Primeras Jornadas Regionales Anti-Represivas.  Fue...

6 de junio de 2016

Proclama: Plenaria Memoria y Justicia en el Escrache a Ramas



El 4 de Junio la Coordinación Escrache a Ernesto Ramas, (integrada por organizaciones como; Plenaria Memoria y Justicia, Mesa permanente contra la Impunidad, la Asociación de Funcionarios de la Universidad de la República, la Unión de Funcionarios del Codicen, el Centro de Estudiantes del Instituto de Profesores Artigas, la Tendencia Clasista y Combativa, organizaciones políticas  y compañeros y compañeras independientes) realizó el escrache a Ernesto Ramas, quien actualmente se encuentra cumpliendo "prisión domiciliaria" en Piriápolis.
Bajo la consigna: "Ernesto Ramas: A donde vayas te iremos a buscar" partió una caravana por la justicia desde el obelisco rumbo al domicilio del  torturador.


Nuestro especial agradecimiento a los sindicatos y agrupaciones que colaboraron e hicieron posible la condena social: Mesa permanente contra la Impunidad, ADEOM, SAG, AFFUR, ATES, UFC, AFUTU y Lista 810 de AEBU.


Piriápolis, 4 de junio de 2016

Vecinas, vecinos.

 ¿Ustedes lo han visto? Ese es su rostro. Está con prisión domiciliaria, pero anda por estas calles, anda por este sitio hermoso. Y no es uno más. No.

Vecinos, vecinas vale que nos comuniquemos. Vale que compartamos lo que sabemos. Hemos venido heridos porque la memoria está viva. Y nuestras compañeras y compañeros están vivos en nuestra lucha.

En esta casa no solo vive un torturador, un asesino, un secuestrador de niños, vive un siniestro ser que mantiene hasta hoy apropiados a nuestros compañeros y nuestras compañeras. Un tipo que cometió todo tipo de vejámenes en nombre del Estado uruguayo y que es cabeza importante del último genocidio a nuestros pueblos de la región.

El coronel asesino Ernesto Ramas, El Tordillo, estuvo encargado de la Organización Coordinadora de Operaciones Antisubversivas (OCOA), teniendo así un rol importante en el Plan Cóndor. Operó en Uruguay y Argentina, torturó mayoritariamente en los centros de detención clandestinos Automotores Orletti en Buenos Aires y acá en la casona de Punta Gorda mejor conocida como “Infierno chico” en Montevideo y participó de los vuelos de la muerte. Es culpable de la desaparición de María Claudia García de Gelman, Adalberto Soba, Alberto Mechoso, Gerardo Gatti, León Duarte, Walter Barrios, del asesinato de Silvia Reyes, Daiana Maidanik y Laura Raggio y de la apropiación de Simón Riquelo, entre otras 28 causas en la que está implicado.

El tordillo”, como se hacía llamar, no es ningún nene de pecho, no es un milico perejil que no tiene información, él tiene toda la información. Fue uno de los eslabones fundamentales para llevar a cabo el plan sistemático de torturas, desaparición y exterminio de nuestros compañeros y compañeras. Ramas sigue ocultando la información sobre sus paraderos, continúa perpetrando así sus crímenes. Ellos y ellas, militantes, estudiantes, trabajadores y trabajadoras, siguen desaparecidos y desaparecidas, siguen siendo torturados, lastimados y ninguneados por la impunidad benefactora del secuestro y la tortura, y la justicia que la ampara.

No se puede describir la sensación que nos provocó encontrarnos con la imagen de Ramas sentado en una silla en el patio de su casa, tomando mate con total liviandad, con esa mirada de sorna, impune.

Nos deja con demasiada rabia y bronca. Estamos aquí por nuestros compañeros y compañeras, no nos va a temblar la voz para gritar que esto es una injusticia de la justicia ciega, que esto es la impunidad consagrada como política de Estado.

La misma impunidad que permite al Juez Gesto otorgarle a Gavazzo el permiso de sacarse la tobillera e ir al cumpleaños de quince de su nieta. Una provocación, un atentado contra la memoria y la verdad. Pero la noticia no detuvo la rabia y la bronca, la gente salió a la calle y le cercó la casa, impidiendo la salida del represor, haciendo justicia popular contra las prebendas de la justicia institucional.

La respuesta desde el gobierno sigue siendo irónica. Huidobro satiriza sobre los autores del robo de los archivos en la Facultad de Humanidades. Nos dicen que crearon una aplicación en el plan ceibal para el estudio de los derechos humanos… ¿De qué derechos humanos estamos hablando? Ramas sale por supuestas “razones humanitarias”.

Mientras tanto, se pone cada vez mas plata para sacar más policías a la calle, la Republicana decora los barrios más humildes de Montevideo, acecha, realiza operativos, allanamientos, entre otros destrozos, criminaliza a la gente en los barrios planteando la supuesta guerra contra el narcotráfico. Pero la realidad nos muestra que la ya histórica política represiva como fuente de solución a todos nuestros problemas sociales no les está siendo efectiva, al no plantearse cuál es la raíz de esos conflictos. Porque no les conviene decir la verdad, porque la verdad la escriben siempre los mismos y por medio de los medios de desinformación titulan “Grave enfrentamiento en el Marconi entre policía y delincuentes”, como si fuera justificable y natural que la policía militarizada asesine a dos jóvenes del barrio Marconi por un supuesto “enfrentamiento” con “delincuentes”. Porque tampoco nos va a temblar la voz a la hora de gritar que estamos en contra de la criminalización de los barrios y de la juventud, porque hoy el grito es necesario y el silencio nos inmoviliza.

Por eso la condena popular es JUSTICIA con mayúsculas, es una necesidad imperiosa movida por profundas causas humanas debido a que la desaparición forzada, la tortura, la apropiación ilegal y el secuestro por razones políticas. Estos  son delitos de lesa humanidad, y no sólo porque así lo digan los tratados internacionales, sino por las secuelas irremediables que dejaron en nuestros compañeros y compañeras, en los hermanos, hermanas, tías, tíos, nietos, nietas, abuelos, abuelas, madres y padres. Por eso no prescriben, porque continúan y se siguen perpetrando. Nadie podrá reescribir lo sucedido, pero sí podemos buscar y contar la verdad que no nos cuentan, que ocultan y distorsionan, porque es una deuda de nuestra sociedad.

Mientras en Argentina, por ejemplo, se condenó a Cordero a 25 años por su participación en el Plan Cóndor, acá libran a los genocidas.

Es por eso que Ramas, Gavazzo, Silveira, Álvarez, Méndez, Ferro, Burgueño, Lucero y los más de 500 militares y civiles identificados que andan libres, fueron, son y serán Escrachados. Porque es el mecanismo popular de condena a los que el Estado ampara con la impunidad, a los que los políticos nos piden que olvidemos, que son unos “pobres viejitos”, que al morirse se acabará todo. Sabemos muy bien que aunque se mueran toda la lógica de la impunidad y sus consecuencias proseguirá y luego serán otros los que se amparen en ella, como hoy se amparan militares, policías, narco-políticos, empresarios y banqueros.

A través del Escrache el pueblo lucha para derribar la muralla de la impunidad. Ganando en conciencia de quiénes son los responsables del último genocidio de nuestro pueblo -en el caso de los torturadores impunes de la dictadura- pero también marcando a los responsables de nuestra opresión cotidiana. Al gran capital, a los explotadores, a los latifundistas, a los usureros, a los que día a día nos extraen inmensas cantidades de sangre para alimentar la máquina del trabajo y gozar de ganancias exponenciales. Es el método de la Condena Social a través del Escrache el que permite a la gente dar luz a la penumbra. Llegar a la verdad que los medios comerciales de desinformación nos quieren ocultar porque no le son redituables ni económica ni políticamente. Es la herramienta de información directa del movimiento popular, es ir a la fuente, es tener cara a cara a los responsables de nuestra tortura cotidiana y de la desaparición de nuestros compañeros y nuestras compañeras.

Ver la figura siniestra del coronel Ramas tomando mate plácidamente con su mujer en el porche de su casa, tan tranquilo, tan impune, y contraponerlo con el hecho de que sabe y calla con gusto el paradero de cientos de compañeras y compañeros, genera una rabia inconmensurable, un revoltijo en las tripas, un hervor en la sangre que hace imposible mantenerse en silencio, que nos moviliza para hoy estar acá y gritarle en la cara lo que pensamos y sentimos.

Pasar frente a la guarida de Ramas y ver que había arrancando el nombre de su casa Rosemar, para que la gente que habita en Piriapolis no lo encuentre es todo un símbolo.  Ver a su esposa, Rosa Gaitán juntando los volantes que lo incriminan, defendiéndolo, es toda una confirmación de la impunidad actual.

Esta señora es la que armó entre otras esposas de militares, hijas de militares, la pagina en Voz Alta de los milicos, desde donde nos siguen amenazando. Ella es parte de toda una casta acomodada, una aristocracia militar que deambula entre el Club Naval, el Centro Militar y Círculo Militar.

¡Sepan vecinos, vecinas que tanto Ramas, como Gavazzo están sueltos! ¡Ellos crean la alarma pública!

La imagen del paradero de las compañeras y los compañeros encerrados en su silencio, en su sorna e impune mirada amparada por la justicia institucional del Estado, nos hace decir ¡basta! Podrán zafar de jueces y fiscales, de abogados y supremas cortes, pero nunca van a zafar de la condena social, del repudio del barrio, de los movimientos sociales y el pueblo consciente.

Estos coroneles tienen quienes los condenen. La memoria de hijos, familiares, organizaciones sociales y de DDHH. Jóvenes que sufren en carne propia la acostumbrada impunidad.

Compañeras, compañeros la lucha activa, el escrache, la condena social le cortó el camino a los impunes. Gavazzo no pudo bailar un nuevo vals en el sitio del pacto, en el Club Naval. No. Un grupo de memoriosos jóvenes y no tanto se lo impidieron, el rechazo de este pueblo lo impidió. Se le borro la sonrisa de la cara. Y una vez más la casta militar nos persigue, desde el antro castrense del Centro Militar, nos mandan  a los milicos y jueces. Una vez más les diremos que si tocan a uno tocan a todos.

Que nadie lo salude.
Que nadie le venda.
Que nadie le hable, que sufra la condena de un barrio despierto e informado de que es un asesino, torturador y secuestrador impune.
Que sufra el exilio en su propia casa.
Que se sienta observado, alcanzado por la memoria.
Condenado a la prisión popular de la indiferencia y el repudio constante.
Que el vacío se acerque a la anomia, que nadie actué bajo la cobarde obediencia debida que mantiene la impunidad.
Que sufra el desprecio que se merece por callar impunemente la verdad sobre él y todo el séquito de torturadores y asesinos que cubre.
¡Y que escuche bien fuerte para que no se le olvide jamás!
¡A DONDE VAYAN LOS IREMOS A BUSCAR! 
¡DE LA CONDENA SOCIAL NO VAN A ZAFAR!
¡SI NO HAY JUSTICIA HAY ESCRACHE!

Entradas relacionadas


Prontuario de Ernesto Ramas:

Ernesto Ramas, torturó, asesinó, secuestró y desapareció compañeros y compañeras. Estuvo encargado de la Organización Coordinadora de Operaciones Antisubversivas (OCOA), teniendo así un rol importante en el Plan Cóndor...




Fotos: Escrache a Ernesto Ramas

A las 12:25 del sábado, tres ómnibus y una decena de autos iniciaban el recorrido en caravana con destino a Piriápolis con el objetivo de escrachar al Cnel. Ramas. Torturador de la dictadura. Pero la acción había empezado un mes antes...




Cobertura del Escrache desde los medios:

El 4 de Junio la Coordinación Escrache a Ernesto Ramas, (integrada por organizaciones como; Plenaria Memoria y Justicia, Mesa permanente contra la Impunidad, la Asociación de Funcionarios de la Universidad de la República, la Unión de Funcionarios del Codicen,...




Crónica: Así escrachamos a Ramas

El 4 de Junio la Coordinación Escrache a Ernesto Ramas, (integrada por organizaciones como; Plenaria Memoria y Justicia, Mesa permanente contra la Impunidad, la Asociación de Funcionarios de la Universidad de la República, la Unión de Funcionarios del Codicen,...



-


No hay comentarios:

Publicar un comentario