Portada

Prontuario: Jorge Guldenzoph Núñez

De integrante de la UJC a colaborador. De colaborador a torturador y violador. De violador a Agente de Inteligencia. ...

1 de octubre de 2018

Crónica: Así fue la movilización en Santa Lucía



El sábado a pesar de todas las complicaciones, (pronóstico de temporal con vientos fuertes y lluvia con granizo, más el conflicto de los ferroviarios) se realizó la movilización de Rescate en Santa Lucía.

El tiempo a última hora acompañó y pudimos ir hacia la UTU, lugar donde Carlos Alfredo vivió y donde colocaron la placa en su homenaje. Fue una jornada hermosa, de encuentro y testimonios que culminó con una actividad artística, en el Espacio socio cultural Carlos Alfredo, llena de camadería y emoción gracias a la actuación de un compañero de Plenaria Memoria y Justicia que interpretó el tema, entre otros, del El Astillero “Venime a buscar”, canción que nos acompañó durante todo el Rescate y como broche de oro cerró la banda de Santa Lucía: “La culpa la tiene Benito” que nos dejó con la piel de gallina en más de una ocasión.

Gran cierre de las actividades de Rescate de la memoria de Carlos Alfredo RodríguezMercader.

Les dejamos como crónica de la actividad el texto leído en el Rescate por parte de Plenaria Memoria y Justicia que describe lo que nos fue pasando durante este Rescate.

Rescatando la Memoria


Desde que empezamos con Plenaria Memoria y Justicia, la lucha por la memoria ha estado siempre presente en nuestro accionar, en cada actividad, en cada palabra escrita o dicha; y a medida que la herramienta fue madurando entendimos que, para mantener la memoria viva, era indispensable rescatar las historias de nuestros compañeros y compañeras que en el acierto o en el error, desde diferentes tendencias, dieron su vida por la revolución, por el sueño de un mundo distinto.

Así surgieron los Rescates, una herramienta necesaria para traer al hoy las luchas de nuestro pueblo. Rescatar del olvido, de las “verdades oficiales” o de las distorsiones, quiénes eran, qué hicieron, porqué pelearon, y el porqué hoy no están.


Cuando a principio de año nos plantearon desde la Comisión de DDHH de AFUTU, realizar un Rescate en conjunto de Carlos Alfredo Rodríguez Mercader, en seguida nos sumamos, asumiendo el desafío de Rescatar a un compañero del que prácticamente no sabíamos nada más allá de que fue un docente de UTU y que fue anarquista.

Lo primero que se hizo fue lanzar las redes en busca de testimonios de quienes lo conocieron. También recurrimos a internet, encontrando muy poquito, e incluso a veces, información errada.

Hablamos con diferentes compañeros y compañeras, y de a poco nos fuimos consustanciando con su historia. Descubrimos que en Santa Lucía lo conocían como Carlos Alfredo, que sus compañeros y compañeras lo llamaban “Pelado”… o más bien “Peladito”, que en su organización lo llamaban Santana.

Aprendimos que empezó a militar muy joven, que vivió la vida de forma intensa, que era muy querido, que era muy audaz. Nos contaron sobre las cosas que fabricaba, que inventaba, de las acciones en las que participó. Nos fuimos enterando de su lucha, de lo que pensaba, de porqué luchaba.

Nos encontramos con un Carlos Alfredo para quien la libertad y vida de sus compañeros era una obsesión.  Descubrimos a un muchacho sencillo, tenaz que amaba profundamente a su esposa Ivonne.

Escuchamos anécdotas y a su vez las fuimos compartiendo con otros, como si esa historia fuera nuestra, como si hubiéramos estado allí, a pesar de que la mayoría de nosotros/as no había ni nacido cuando él desapareció.

Y así sin darnos cuenta, dejó de ser solo esa foto con su nombre y fecha de desaparición, para pasar a ser Carlos Alfredo, y hasta incluso “Peladito”, un ser cercano, querido, y su ausencia, de pronto, se sintió mucho más.

A través del Rescate de su historia, también fuimos rescatando en paralelo un fragmento de la historia de nuestro pueblo. Descubriendo determinados procesos, situaciones y comprendiendo un poco más los hechos pasados.

A través de los diferentes testimonios fuimos conociendo la existencia de diferentes espacios organizativos, nos enteramos, por ejemplo, que existía OMTUTU, del que no sabíamos nada.

Y también surgieron dudas, hechos que quisiéramos profundizar, interrogantes sobre ¿qué hubiera pasado si…? ¿Cómo la historia hubiera cambiado si en el último momento Carlos Alfredo no hubiera tenido ese presentimiento que salvó la vida de al menos dos compañeros? Cómo la historia hubiera cambiado si ese anhelo que compartía con otros, el de liberar a sus compañeras y compañeros secuestrados en Orletti se hubiera cumplido. ¿Qué pasó? ¿Por qué no se pudo? Y más aún, está la interrogante del por qué esa historia no se conoce tanto.

Es el valor de los rescates, el traer al hoy los hechos pasados. La reconstrucción de la historia para poder seguir adelante, aprendiendo del ayer, y defendiendo las ideas por las cuales tantos compañeros y compañeras dieron sus vidas.

Es poder ir a un barrio como Palermo, donde se pintó un mural de la memoria el sábado pasado, y encontrarnos con un barrio receptivo, con ganas de saber y agradecido por plasmar un poquito de Memoria en ese muro.

Es encontrarse con organizaciones sociales como el Espacio sociocultural Carlos Alfredo y la radio Espika en Santa Lucía. Rescatando su historia conocimos otros lugares de resistencia hoy.

En cada Rescate realizado, hemos aprendido un poco más de nuestra historia y ese aprendizaje nos ha dado más herramientas y fuerzas para seguir adelante, convencidos y convencidas de que la memoria es la mejor estrategia contra el olvido. En cada rescate reafirmamos la vigencia de las ideas, de los sueños de un mundo mejor.

Hay muchas historias como las del Peladito, que esperan, que necesitan ser contadas, y debe ser un compromiso de todos y todas el hacerlo, el reconstruir sus vidas, para no rendirnos a esa desmemoria que pesa tanto, para que sus luchas no se pierdan.

Si están en nuestra memoria son parte de esta historia.

 Setiembre 2018






No hay comentarios:

Publicar un comentario